Obras en casa, ¿tengo ayudas?

Obras en casa, ¿tengo ayudas?

Los autónomos tienen ayudas. Las nuevas empresas también. Si compras un coche también tienes ayudas, o por lo menos hasta hace muy poco, subvención. Incluso si creas un club deportivo también tienes dinero público. Pero quizás muchas personas no sepan que si realizas obras en tu casa también puedes recibir ayudas. Yo tampoco lo sabía hasta que realicé reformas en el tejado de mi casa, contraté a Cubiertas Estevez, y uno de sus empleados me lo comentó.

Pues ya para empezar te diré que se pueden conseguir hasta  4.000 euros por piso y cubren hasta el 35% del coste de los trabajos. Eso sí, tienen que solicitarse en la comunidad autónoma en la que se resida, y hay que cumplir, ¡cómo no!, una serie de condiciones. A grandes rasgos os voy a contar un poco de lo que sé yo de este asunto, por si os puede servir de ayudas en futuros arreglos en casa.

Ya no hay marcha atrás, te has echado la manta a la cabeza y  vas a reformar tu casa. Lo primero que tienes que saber es que la mayoría de las comunidades autonómicas tienen firmados convenios con el Gobierno, enmarcados dentro del llamado Plan Estatal de Vivienda, en su web lo puedes consultar. Más menos, te permiten percibir ayudas de hasta 4.000 euros cuando se planea hacer una reforma en el hogar. Pero hay un límite, ya se sabe de esa famosa letra pequeña, la cuantía no podrá superar el 35% del presupuesto de los trabajos.

Pero como te decía, hay que cumplir una serie de condiciones. Me explico. Si quieres obtener una subvención, las obras que tienes que hacer en casa tienen que servir para mejorar las instalaciones de gas, electricidad, ventilación y aislamiento de hogar. Es decir que si quieres cambiar el baño o hacer una leve reforma para meter muebles en la habitación de tu hijo, te puedes ir olvidando.

Requisitos a cumplir

Pero no hemos acabado. Vamos con más letra pequeña. Tendrás  derecho a una subvención, siempre que el inmueble donde esté el piso sea un edificio residencial colectivo finalizado antes de 1981. Además, al menos el 70% de su superficie construida debe tener un uso residencial o ser el domicilio habitual del propietario. Ah, y que no se os olvide, es necesario presentar un proyecto de la obra y contar con el acuerdo de la comunidad de propietarios. Y ya sabe que hay muchos vecinos que les gusta fastidiar. Y por último, no todos pueden optar a estas ayudas, los ingresos familiares también cuenta, y no se puede exceder de los 2.289 euros mensuales.

Ya ves que no es nada fácil, pero si aún así, has logrado salvar todos los escollos, llega el momento de presentar los papeles. ¿Dónde? Pues debes dirigirte a las consejerías o departamento de vivienda correspondientes del lugar en el que residas. Suponemos que allí te informarán de todos los papeles, aunque ya puedes ir contando con el venga usted tan mañana, tan famosa de Larra, y que en la Administración española está tan presente.

Aunque lo que yo más recomiendo es preguntar a arquitectos, técnicos, constructores con los que se tenga pensado hacer la reforma, como hice yo. Ellos están muy familiarizados con este tipo de gestiones, conocen la legislación vigente en la comunidad autónoma y te pueden sacar de dudas en un momento. Así pues, si estás dispuesto a luchar por ello, lucha por esa subvención.