Todo lo que tienes que saber sobre el estilo industrial en la decoración de interiores

Todo lo que tienes que saber sobre el estilo industrial en la decoración de interiores

Uno de los estilos de decoración más populares en los últimos años, es el industrial. Esta forma de decoración es llamativa y sencilla, lo que la convierte en una de las favoritas para todos los espacios de una propiedad, pues es adaptable a cualquier estancia, ya sea la cocina, el salón, la habitación, una oficina, el baño o los exteriores.

En este particular estilo de decoración se puede sumar a cualquier otro, pues es lo suficientemente versátil como para que la unión con otro le aporte un carácter y personalidad especial al espacio. Lo importante de la decoración en cualquiera de los estilos, es que no sólo sea estéticamente agradable, sino que sea enteramente funcional.

De nada sirve tener un salón precioso que no se puede utilizar ni disfrutar. Por ello, siempre tenemos que tener como principio activo que la belleza debe ir de la mano con la funcionalidad; otro punto es que la decoración sea del gusto de quien habitará el espacio, pues tampoco es correcto que el espacio no esté pensado bajo los gustos de los habitantes. En conclusión, los primeros aspectos a considerar son los gustos de los que harán vida en el espacio, la funcionalidad y la belleza.

En el estilo industrial destacan los siguientes aspectos que le darán el toque distintivo entre otros tipos de decoración:

Materiales básicos

Este estilo se caracteriza por tomar fundamentalmente materiales como el hormigón, ladrillo, madera, acero o hierro, y también el cuero. Siendo así, los acabados no tienen porqué ser perfectos, pues uno de los principios de este tipo de decoración es que tiene carácter y fuerza, puede verse hasta rústico, sin convertirse en un espacio descuidado.

A la hora de utilizar estos materiales básicos, lo ideal es respetar sus tonalidades propias pues eso le da más personalidad al espacio. Lo que no significa que no puedan ser pintados, pues hay materiales que con una mano de pintura tienen un aire completamente diferente, lo importante es que esos colores están acorde con los principios del estilo a nivel de paleta de colores, de las que hablaremos a continuación.

Paleta de Colores

La elección de los colores para la decoración de los espacios es fundamental en cualquier tipo de decoración, pues esta será la base del diseño que se llevará a cabo. En el particular del estilo industrial, la paleta de colores base no es muy amplia, pero sí lo suficientemente neutra como para que los toques de color sean agradables y no recarguen el lugar.

La paleta de colores principal cuenta con el negro, marrón, gris, blanco y tonos oscuros de azul. Partiendo de ella, los muebles, alfombras, iluminación y accesorios dependen del gusto personal, pero estos dan una buena base para jugar con diferentes texturas.

Texturas

Considerando que los materiales básicos para el estilo industrial son fuertes y a simple vista pesados, las texturas son una buena forma de darle calidez a los espacios, como en el caso de los linos, el algodón y la lana.

En lo que se refiere a los estampados, usualmente los más utilizados son los estampados geométricos, en particular el estampado de cuadros con juegos de líneas, son bastante populares; así como los textiles con tejidos desgastados.

En este punto particular se puede jugar más con los colores, lo ideal es mantener una línea con los colores base, pero siempre se pueden cambiar las tonalidades, los tipos de tela y también las formas, lo que rebajará un poco la oscuridad y sobriedad propia de la decoración industrial.

Iluminación

La iluminación de estilo industrial es uno de los puntos más importantes para conseguir una decoración adecuada a este estilo, ya que elegir las luminarias y acertar con el modelo es la clave y si juntamos varias lámparas y piezas diferentes en poco espacio el éxito está asegurado, estos son algunos de los aspectos a tomar en cuenta:

  1. El uso de metales: Como mencionamos antes, el metal, ya sea hierro o acero es muy importante en  el mobiliario, mesas, sillas, estanterías, pero también lo es en el tipo de lámparas o luminarias a utilizar.
  2. Las regletas de focos de techo y apliques de pared: que se adaptan muy bien a este estilo decorativo y que nos proporciona iluminación focalizada para destacar una parte en concreto o crear una zona de lectura o de trabajo.
  3. Lámparas grandes: Cualquier espacio industrial que se precie cuenta con grandes lámparas colgantes. Normalmente van acompañadas en pareja o en grupos de tres para causar mayor efecto, también se pueden adaptar objetos vintage como ventiladores, teléfonos entre otros, para que la iluminación sea más original y llamativa
  4. Acabados: Podemos encontrar lámparas de estilo industrial con acabados envejecidos o con limpios acabados tanto en esmalte como en níquel.

Otro punto importante a destacar en lo que a iluminación se refiere, es que lo ideal -como en todos los estilos decorativos- es que las entradas de luz natural sean abundantes. En cuanto a las ventanas, se recomienda que sean amplias y de ser posible, que los colores de aquellas que tengan marcos, estén acorde con los colores base.

Mobiliario

En este apartado en particular, se repiten los materiales básicos a tomar en cuenta en la decoración industrial, no solamente por su atractivo y su belleza, sino por su durabilidad y atemporalidad, lo que significa que con el paso de los años, seguirán siendo estéticamente bellos y funcionales. Para hablar de ellos, contamos con Danvimet, especialistas en la fabricación de muebles de acero inoxidable, quienes nos recomiendan el siguiente tipo de mobiliario:

  1. Estanterías de metales como el hierro o el acero: Este tipo de estanterías es muy popular y resistente al paso del tiempo, además de ser características del estilo industrial. Se pueden utilizar solamente de metal o acompañadas de otros materiales como el vidrio o la madera. Estas pueden colocarse en múltiples espacios y siempre se verán estéticamente agradables. Este tipo de mobiliario es ideal para diseños modulares para oficinas, o estanterías de cocina. Su versatilidad permite adaptarlos fácilmente a cualquier espacio con muy pocas modificaciones, ya sean de color o de materiales.
  2. Sofás y sillas: En este particular, el juego con los materiales también es necesario, lo importante es mantener el metal, ya sea en una mesa de salón o en algún tipo de silla, sofá o butaca; pues los detalles en metal las hacen atractivas a simple vista. En la actualidad se pueden ver muchísimos tipos de mobiliario diseñado específicamente para este tipo de decoración, pero recomendamos utilizar y repotenciar en ese mobiliario antiguo que usualmente se suele tener en casa; ya que haciendo pequeñas modificaciones como un retapizado o una mano de pintura, puede tener una nueva vida en un espacio moderno, cálido y con un estilo industrial.

Existen muchas ventajas de contar con mobiliario de metal, pues es un material noble con el que puede trabajarse de muchas maneras y en muchos espacios, por lo que le dedicaremos un poco más de tiempo.

  1. Visualmente llamativo: su diseño sencillo le da ligereza visual a los espacios donde se ubiquen, a su vez, son un mobiliario que puede cambiar completamente al combinarlos con materiales diferentes o cambiando la ubicación de los mismos. Su presencia le da un toque atemporal al lugar donde se ubica.
  2. Resistencia y durabilidad: por ser fabricados con metal, los muebles son duraderos y resistentes al paso del tiempo y a los cambios climáticos, su mantenimiento es muy sencillo, pues no se necesita más que productos básicos de limpieza para su cuidado, y sin riesgo de que se manchen o desgasten.
  3. Fácil movilidad: los muebles metálicos suelen ser menos pesados, por tanto, pueden moverse con mayor flexibilidad dentro y fuera del hogar. En la mayoría de los casos pueden moverse por piezas, lo que hacen su traslado más sencillo y cómodo para quien lo realice.
  4. Precios más económicos: los muebles fabricados con metal, suelen costar mucho menos que otros muebles elaborados con otros materiales y es una inversión que se pagará a sí misma con la durabilidad del mismo.

El estilo industrial por su versatilidad, permite que se reutilicen elementos que se consideran anticuados o inútiles, pues al tratarse de un estilo sencillo que muestra la desnudez de la estructura y la naturaleza propia de los materiales y estructura, da mucho margen al juego y a la adaptación.

Por lo que, desde un punto de vista económico, puede ser una inversión mucho menor, pues como mencionamos antes, mucho del mobiliario puede ya estar en casa, lo que se necesita es darle un empujón en la dirección correcta. También es bueno visitar mercados de antigüedades, pues se pueden encontrar pequeños tesoros que le darán al espacio una personalidad atrayente, gastando muy poco dinero.

Este estilo de decoración es cómodo, atractivo, simple, funcional y agradable, además de ser atemporal, lo que significa que a la hora de querer tomar otro estilo, bastará con pocas modificaciones para convertirse en algo más moderno o más elegante. Aunque, tomando en cuenta que el estilo está basado en las naves industriales de Nueva York en los años 50 y que a día de hoy, sigue siendo atractivo, no debemos preocuparnos porque deje de estar de moda pronto.