¿Por qué emprender y cómo hacerlo?

¿Por qué emprender y cómo hacerlo?

Emprender es mucho más que querer ser tu propio jefe, el acto de comenzar a crear una idea que con tiempo, dedicación y esfuerzo, puede convertirse en una manera de ganarse la vida y de crecer tanto profesional como personalmente, es algo que aunque da miedo y que indiscutiblemente tiene mucho riesgo, nos puede dar muchas más satisfacciones que mantenernos en un trabajo en el que no somos felices.

Sin embargo, emprender requiere de tiempo, de atención y de dedicación, por lo que a lo largo de este texto, y gracias a las recomendaciones del equipo humano de Findango, empresa especialista en financiación para nuevos negocios, compartiremos con ustedes razones por las que emprender es un buen proyecto de vida, y cómo podemos hacerlo.

Si eres una persona con conocimientos y crees que tus habilidades pueden utilizarse para tu propia causa es el momento de emprender y montar un negocio en el que puedas explotar todas las fortalezas que tienes, y que además, signifique un reto constante, en el que debas mantenerte activo mentalmente y actualizado.

El emprendedor es libre de destinar su tiempo y esfuerzo en lo que considera más importante. Parte de cero ante la idea y debe construirla y hacerla efectiva. Las personas se convierten en emprendedores porque buscan: Independencia, libertad de financiación, no trabajar para nadie más y poder desarrollar sus potencialidades en beneficio propio, y no para alguien más.

Aunque emprender tiene riesgos, los pros son muchos más y por este motivo cada vez más hay emprendedores con sueños que se hacen realidad. Las claves que todo emprendedor debe tener son:

  • Pasión por lo que hace
  • Clara visión de lo que quiere conseguir
  • Conocer al máximo el modelo de negocio
  • Inversión inicial para montar el negocio

Razones para emprender

Si eres una persona creativa y curiosa, capaz de ver las oportunidades, con buenas habilidades comerciales, un líder, tienes empatía con el cliente y una amplia visión, eres capaz de detectar y solucionar problemas difíciles, con capacidades comunicativas y al que no le da miedo el sacrificio, es la hora de convertirte en un emprendedor y abrir tu propio negocio. Ser un emprendedor si bien puede ser más cómodo, es mucho más sacrificado que un trabajo convencional, pues dependen de ti una serie de detalles que antes no debías contemplar, por lo que es seguro que trabajarás mucho más que lo acostumbrado en tu trabajo con horario establecido.

Sin embargo y como mencionamos antes, precisamente por partir de tus ideas y de tus aspiraciones, habrá mucha más pasión, más energía y estarás en constante crecimiento para poder impulsar tu negocio lo mejor posible. A continuación compartiremos algunas razones por las que emprender es una posibilidad más que válida:

  • Trabajar en lo que te gusta: Cuando se emprende, el proyecto habla mucho de la persona que lo está iniciando, de sus gustos y de sus fortalezas. Nadie va a emprender en un proyecto en el que no cree, y para creer en un proyecto, lo primero que debe ocurrir, es que este nos guste.
  • Crecimiento personal y profesional: Cada día tendrás nuevos conocimientos y desarrollarás habilidades que te permitirán conseguir mucho más de lo que pensabas en un principio, te mantendrás actualizado en herramientas que te harán mejorar el negocio y aprenderás constantemente.
  • Libertad a la hora de trabajar: El emprendimiento es una oportunidad para que seas tu propio jefe y seas dueño de tu tiempo y de tus acciones. Serás la persona encargada de planificar tus horarios, lo cual te dará doble motivación ya que podrás emplear tu tiempo en lo realmente importante para ti y cuando sea el momento adecuado.
  • Trabajar desde donde quieras: Cuando se emprende, no estás atado a una oficina que no te guste, ni a un espacio en el que no te sientas cómodo. Puedes trabajar desde donde quieras, sea desde una oficina en la que tú te involucres en su decoración y ambientación, desde casa o desde el lugar donde estés de vacaciones. Puedes trabajar desde donde estés pues mucho lo podrás resolver con una buena conexión a Internet y un buen dispositivo electrónico.
  • Creatividad sin límites: Esta es otra de las razones de por qué iniciar tu propio negocio. Al ser tu idea no tendrás ningún límite para crear, podrás dar rienda suelta a tu imaginación, podrás corregir y cambiar sin necesidad de esperar largos lapsos de aprobación, y serás mucho más libre para crear.
  • Nuevos retos constantemente: Si eres de los que odian la rutina y no estás dispuesto a dedicar su tiempo a trabajar en empleos que te resulten aburridos, un proyecto propio estará repleto de nuevos retos por superar y metas por alcanzar.
  • Seguridad laboral: Al trabajar para ti, tendrás la certeza de que nadie te despedirá y que podrás evitar la inseguridad de quedarte sin empleo.
  • Tener el control: Los emprendedores aprecian mucho el poder manejar la situación sin tener que trabajar bajo órdenes de otros, en ambientes que no pueden controlar.
  • Independencia económica: Ser tu propio jefe significa que tu salario ya no depende de otra persona, sino de ti mismo. Por ello, todos los beneficios serán para ti. Cuanto más te esfuerces, mejores serán tus resultados y tus ingresos.
  • Trabajas por tu sueño, no por el de alguien más: Al final del día cuando llegas a casa, una de las mayores satisfacciones de un emprendedor es saber que está trabajando por sus propios sueños y no por las ideas o los objetivos de otra persona.
  • Satisfacción y orgullo: La satisfacción de hacer lo que uno realmente quiere y lo que sueña es lo más gratificante a nivel profesional.
  • Ser feliz: Nadie está diciendo que comenzar un negocio sea tarea sencilla por el contrario, es complicado y requiere de mucho trabajo. Pero es un trabajo que viene ligado directamente a los sentimientos, a la alegría y a la necesidad de querer hacer algo propio. Lo que significa ser feliz con lo que hacemos, aunque el camino no sea tan sencillo.

¿Cómo comenzar un negocio?

Si nunca antes has tenido un negocio, la idea de iniciar uno propio puede parecer aterradora, por suerte, muchos otros emprendedores ya lo han hecho antes, por lo que su experiencia, sus éxitos y sus fracasos, pueden ayudarnos mucho a encontrar un camino que sea más eficiente. Dirigir un negocio puede tener un impacto poderoso en tu vida y la de quienes te rodean, pero antes de poder administrarlo, debes montarlo, por ello, compartiremos algunos pasos a seguir para lograrlo:

  • Idea de negocio: Todos los negocios comienzan con una idea que se va desarrollando a medida que el tiempo va pasando. Sin embargo, hay algunas cosas que pueden ayudar para poder perfilar mejor esa idea.
    • Explota tus intereses personales: Piensa en las cosas que te gusten, pues seguramente habrá miles de personas que tengan gustos en común, por lo que puedes comenzar por allí, innovando a partir de eso que tanto te gusta y buscando la forma de que llegue a muchas otras personas.
    • Investiga productos existentes y capitaliza las tendencias: Examina las reseñas de productos para ver si hay quejas comunes sobre productos populares, y mira si puedes identificar brechas en el mercado y piensa en cómo puedes mejorar ese producto. Si notas que un producto en particular parece estar apareciendo en todas partes, o si tienes una idea para ayudar a sacarle el máximo provecho a un producto popular, podrías generar grandes ideas de negocio.
  • Crea un plan de negocios: Escribir un plan de negocios ayuda a validar y formalizar tu idea, y puede agilizar el proceso de creación del negocio, ya que te invita a sentarte y pensar las cosas metódicamente. Al crear tu plan, asegúrate de prestar especial atención a las secciones de análisis competitivo y análisis FODA.
  • Financiación para conseguir el dinero: En la actualidad existen muchas posibilidades para conseguir financiación. Por un lado, los inversores y las entidades bancarias necesitarán ver muy claros tus números para ofrecerte la financiación que necesitas. Sin embargo, en la actualidad hay muchas formas de conseguir financiación.
  • Constituir tu empresa: Por último, ya solo queda la constitución de la empresa, es decir, la parte administrativa y el papeleo. Cuando ya tienes claro todo tu negocio tan solo quedará constituir tu empresa mercantil para que la legislación vigente tenga constancia. Debemos tener en cuenta que los trámites para constituir una empresa no son iguales para todas las formas jurídicas. De la misma manera que no todos los negocios necesitan los mismos permisos. Es recomendable, informarse antes de todo lo necesario para tu negocio si no quieres que la burocracia acabe con tu paciencia.

Actualmente ningún emprendimiento puede sobrevivir sin un buen plan de marketing digital, pues la tecnología es fundamental para llegar a más personas. En este sentido, es importante determinar qué actividades de marketing tendrán el mayor impacto para tu negocio.

Lo importante de emprender, es que para hacerlo no solamente debemos tener voluntad, sino que es necesario un compromiso de trabajo que sólo se logra cuando el proyecto que se plantea, está ligado a nuestras aspiraciones, sueños y deseos, pues de esta manera estaremos entregando el 100% de nosotros mismos.