Los problemas en la vista de los empleados, un caso cada vez más común en las empresas nacionales

Los problemas en la vista de los empleados, un caso cada vez más común en las empresas nacionales

Pocas partes de nuestro cuerpo son más importantes que los ojos. Nuestra vista es uno de los sentidos que más necesitamos, por no decir el que más, puesto que es en función de lo que percibimos por ella por lo que actuamos de una u otra manera. Padecer cualquier tipo de problema en lo relativo a ella nos obliga de un modo inmediato a corregirlo para que nada se nos pase por alto  y que nuestra vida siga siendo tal y como la conocemos hasta ahora, sin ningún problema añadido que nos amargue la existencia.

Si tener problemas de vista ya es un problema en lo relativo a nuestra vida personal, ¿qué decir en lo relativo al mundo laboral? La vista es un factor diferencial a la hora de enfrentarnos a nuestra jornada laboral y quien padece problemas en este sentido no puede trabajar al 100%, asumiendo una productividad mucho menor a quienes están a su alrededor y no encontrándose en condiciones de realizar su trabajo con la seguridad y la eficacia que se requiere.

Son muchos los problemas que se pueden dar como consecuencia de la falta de vista en el trabajo. Quienes trabajan con un ordenador saben bien de lo que hablamos. Un artículo del diario El País ya avisaba de ello en 1989. El artículo hacía referencia a que el trabajo con pantallas de ordenador presenta problemas para la corrección de la vista, algo que implica un riesgo severo para todas aquellas personas que trabajan con este aparato (que ahora son bastantes más que en 1989) o que lo hacen con móviles o tablets.

La vista es especialmente importante para todos aquellos profesionales que están relacionados con el sector del transporte. Muchos de estos operarios pasan horas y horas delante del volante y conducir con un problema de visión es, cuanto menos, algo negligente y que las empresas no deben consentir bajo ningún concepto. Un artículo publicado por el diario ABC el 13 de abril de este año afirmaba que uno de cada cuatro conductores españoles circulaba por aquel entonces con problemas de visión, algo que pone de manifiesto este tipo de problemas en España y que pone en evidencia los riesgos a los que todos nos exponemos.

La vista es un elemento imprescindible para el trabajador y, teniendo en cuenta la cantidad de gente que en España sufre un problema con su vista, es conveniente que desde las empresas se cercioren en las pertinentes revisiones médicas que sus empleados se encuentran perfectamente en este aspecto, porque de lo contrario pueden presentarse deficiencias a la hora de acometer cualquier asunto. Ese es el motivo, según nos comentan desde Estética Ocular, por el cual cada vez más entidades están confiando este trabajo a los profesionales de la oftalmología.

Los párpados o las vías lagrimales pueden ser los principales responsables

Han sido precisamente los profesionales de una entidad como Estética Ocular los que nos han comentado que, en muchas ocasiones, los problemas de visión están ocasionados por problemas que asimismo están ocasionados por la disposición de las estructuras faciales perioculares: los párpados (que si están demasiado caídos pueden provocar esa pérdida de visión que comentamos) la órbita y las vías lacrimales.

Es evidente que conviene revisar de manera periódica estos asuntos, porque en muchos casos la pérdida de vista no tiene nada que ver con la cantidad de dioptrías que tenemos, sino de la estructura de nuestro ojo, que en ocasiones puede jugarnos una mala pasada sin que nosotros seamos plenamente conscientes de ello. Las empresas tienen que mirar por la salud de los trabajadores y es por ello por lo que estas revisiones tienen que ser obligatorias, y más teniendo en cuenta que en la sociedad actual el uso de ordenadores, tablets y móviles, con las consecuentes problemáticas que presentan para la vista, es más grande que nunca.

La vista es uno de los sentidos que más atención requiere por nuestra parte. Lo cierto es que poco podemos hacer desde el punto de vista profesional si no contamos con la visión que nos dan nuestros ojos y que tan importante es para percatarnos de todo lo que ocurre a nuestro alrededor.