Los negocios dedicados a la ropa infantil están más de moda que nunca en España

Los negocios dedicados a la ropa infantil están más de moda que nunca en España

El sector de la moda siempre ha tenido una buena fama y grandes posibilidades de rentabilidad en el interior de nuestras fronteras. España ha sido, durante muchos años, una de las mayores potencias textiles de toda Europa. Y es algo que empezó con la Revolución Industrial, por lo que tenemos una tradición textil de lo más interesante. Los españoles le hemos dado mucha importancia a nuestra ropa por lo general y la verdad es que así sigue siendo en un contexto en el que las personas valoramos más que nunca nuestra propia imagen.

Sí que es cierto que, en los últimos tiempos, están cambiando algunas tendencias. Llevamos algunas décadas interesándonos cada vez más por la ropa de bebé. Hace algunas décadas, aquellas personas que acababan de ser padres y madres trataban de darle lo mejor a sus recién nacidos, pero el armario no tenía un fondo demasiado grande. En los tiempos que corren, la cosa ha cambiado por completo y un bebé tiene una buena cantidad de ropa. Y es que los responsables de esos bebés no escatiman a la hora de darle lo mejor a los suyos. No es para menos, desde luego.

Vamos a ver qué es lo que dicen los datos. Según lo que hemos podido comprobar gracias a la página web de Statista, ha crecido la cuota de mercado de la ropa infantil con respecto al mercado textil en general en los últimos años. Y lo ha hecho en un contexto marcado por la crisis. Así las cosas, mientras que en 2008 el porcentaje de la ropa infantil sobre el mercado textil era del 10%, en 2014, 2016 y 2017 llegó a ser del 13’3%. Se trata de un crecimiento interesante y que, desde luego, responde a la necesidad que tienen muchos padres y madres de darle lo mejor a sus pequeños y pequeñas.

La página web Autónomos y Emprendedores también se hizo eco, en su día, del crecimiento de la importancia de este tipo de negocio. No en vano, en uno de sus artículos, el que os enlazamos a continuación, se denomina a este sector como uno de los de “primer orden”. No es para menos. La verdad es que es algo de lo que nos podemos dar cuenta si miramos a nuestro alrededor. ¿Cuántas prendas tienen los más pequeños y pequeñas? Es evidente que no es precisamente poca.

El mercado de la ropa infantil se ha desarrollado mucho en los últimos años y lo ha hecho en todos los sentidos, al por menor y al por mayor. Mientras que en el primero ha crecido de un modo importante la demanda, en el segundo se ha extendido mucho la fabricación. Eso es lo que nos han comentado desde Confecciones Alber, haciendo hincapié en que ese aumento de la fabricación ha sido una consecuencia de ese crecimiento de la demanda por parte de la sociedad española.

Lo más increíble: crecimiento de este negocio en un contexto de natalidad mínima

Una de las cosas que más nos sorprenden al respecto de todo lo que estamos comentando a lo largo de este artículo es que ese aumento de la demanda de ropa infantil está llegando en un momento histórico en el que la sociedad española está caracterizada por la baja natalidad. Una natalidad que está en mínimos históricos y que, en efecto, no invitaba a pensar en absoluto en que la moda infantil pudiera gozar de la buena salud de la que, efectivamente, goza todavía a día de hoy. Desde luego, quien haya invertido en el sector, a pesar de los datos de natalidad que se manejan, tiene mucho mérito.

Estamos convencidos de que el negocio de la moda infantil va a seguir proporcionándonos buenos datos de cara a los años que están por venir. La mentalidad de la gente no va a cambiar y los padres y madres van a seguir queriendo darle lo mejor a sus pequeños, con independencia de su nivel de ingresos. Es un buen momento para dedicarse de un modo profesional a esta actividad. Está más que visto y comprobado que hay muchas posibilidades de crecimiento, tanto si nos dedicamos a producir como a vender directamente al consumidor final.

La ropa es un elemento indispensable para las personas, especialmente en el momento en el que más vulnerables son, o lo que es lo mismo, cuando se encuentran en la fase primaria de su crecimiento. Padres y madres de todo tipo lo saben y eso es lo que explica el aumento de la importancia de la ropa infantil ya no solo en España, sino prácticamente en todos los lugares del mundo. Se trata de un tipo de productos que son de primera necesidad, como la comida o el agua corriente, y que van a seguir siéndolo a corto, medio y largo plazo.