Mucho se habla del mantenimiento y de su importancia dentro del mundo industrial, sin embargo, todo se queda en la superficie y poco se explica sobre el por qué es tan fundamental para el buen funcionamiento de una empresa. Si pensamos en pequeña escala, podemos ver que solemos hacerles mantenimiento a ciertos elementos de nuestra cotidianidad, pero el mejor ejemplo comparativo entre el mantenimiento industrial y el que hacemos de forma individual, son los coches.

Cuando se tiene un coche, se tienen que planificar ciertos elementos de mantenimiento para que pueda operar de la forma correcta, y no solamente nos referimos a la limpieza externa del mismo. Cada tanto hay que hacer cambios de aceite, engrasado de piezas, revisiones mecánicas, cambio de llantas, revisión constante de los niveles de agua, aceites (de caja, motor y frenos), entre otros aspectos que podemos estar olvidando.

Si como propietarios de un coche (o de cualquier tipo de vehículo) debemos tomar en cuenta estos elementos para su funcionamiento, es fácil entender que, a una escala mucho mayor, en el rubro industrial, el mantenimiento es fundamental para las operaciones de la empresa. Ahora bien, antes de adentrarnos en el mantenimiento industrial como tal, es importante entender que existen dos premisas fundamentales:

 

  • La seguridad: Este punto es, evidentemente, prioritario. Ya que lo que se busca es evitar daños que puedan afectar tanto a las personas que laboran en el recinto, como a la maquinaria o instalaciones. Es por ello que es fundamental saber cuales son los equipos que necesitan mantenimiento obligatorio regular y llevar un control del mismo en los libros de registro. En muchos casos los equipos de mantenimiento forman parte de la misma plantilla de la empresa, pero en otros casos, se contrata a empresas externas para que se encarguen de realizar las labores de mantenimiento. En cualquiera de los casos, este trabajo debe ser llevado a cabo por profesionales en el área.
  • La criticidad: En este caso nos referimos al perjuicio de la avería de maquinaria o dispositivos en relación con la instalación en la que está ubicado. Cuando hablamos de criticidad, esta se mide de forma cualitativa y cuantitativa, pues de esta manera se puede identificar si esa avería afecta toda la instalación o si por el contrario, puede seguir operando aunque con ciertas limitaciones. Entendiendo esto, es fundamental conocer cual es la criticidad de cada máquina, instalación y dispositivos involucrados en nuestros procesos, para poder tener un plan al que atenernos en caso de que se presenten fallas en las mismas, pues no es lo mismo que se dañe un bombillo en una de las máquinas a que el daño exista en el motor de la misma.

 

¿Cuáles son los tipos de mantenimiento industrial?

Si seguimos con el ejemplo del coche, como propietarios hay cosas que podemos hacer sin necesidad de profesionales, como la limpieza interna de la cabina o de la carrocería, así como también mantener los niveles necesarios de los aceites y agua. Pero, si tenemos una falla mecánica que no permita el cambio de velocidades, muy probablemente no tengamos el conocimiento, ni las herramientas necesarias para poder solventar el problema.

Teniendo esto en mente y tomando en cuenta las premisas de las que ya hemos conversado, podemos clasificar el mantenimiento industrial en tres grandes tipos:

 

  • Mantenimiento preventivo: está enfocado en la prevención de fallos en equipos e instalaciones con el objetivo de reducir riesgos tanto a la maquinaria, como a los operarios. Para poder tener un mantenimiento preventivo verdaderamente funcional, se deben planificar revisiones constantes según las necesidades propias de la maquinaria y empresa.
  • Mantenimiento correctivo: Este tiene como finalidad corregir cualquier desperfecto que se presente en el equipo, dispositivo o instalación. En conclusión, este tipo de mantenimiento se lleva a cabo cuando ya se ha detectado la falla.
  • Mantenimiento predictivo: Es un tipo de mantenimiento más técnico y avanzado. Para poder llevarlo a cabo se necesitan profesionales con formación específica, conocimientos analíticos y equipos especializados. Este es bastante similar al mantenimiento preventivo, pues tiene como finalidad anteponerse a la avería. La gran diferencia es que se basa en la aplicación de herramientas tecnológicas o técnicas de detección de distintas variables (como la vibración, la presión o la temperatura) que pueden dar luces del estado de un equipo y que pueden ayudar a prevenir la falla.

 

¿Por qué es importante contar con un buen equipo humano y de recursos para el mantenimiento industrial?

Si bien es cierto que, a día de hoy, existen muchas herramientas tecnológicas que pueden identificar distritos tipos de problemas, contar con un equipo humano de especialistas que pueda no solamente intervenir en el proceso de corrección de fallas, sino que involucre en la creación de un plan de mantenimiento adecuado a las necesidades de la industria, es fundamental.

Según los especialistas en maquinarias de CNC Maquinarialáser, contar con recursos de calidad para las labores de mantenimiento es un aspecto prioritario para alcanzar buenos resultados en lo que se refiere al trabajo de los profesionales. Pues, si bien es cierto que el conocimiento de los mismos y su preparación en el área es fundamental para poder intervenir los elementos que sean necesarios, de nada sirve si los materiales no tienen la calidad óptima. Y es que esto implica que la inversión económica será mucho mayor, pero que la vida útil será menor, lo que genera más gastos en material.

Partiendo de esta premisa, el mantenimiento industrial debe involucrar no solamente a los profesionales, sino a agentes externos que pueda ser proveedores de artículos, repuestos y complementos de calidad para que los expertos puedan trabajar con todas las herramientas necesarias.

¿Cómo se pueden tener instalaciones y equipos seguros?

Ya hemos hablado de las premisas en las que se basa el mantenimiento industrial y de sus tres tipos, así como también de la importancia de contar con equipos humanos especializados en el área y los recursos necesarios para poder cumplir con él. Sin embargo, es importante tomar en cuenta ciertos aspectos que deben ser incluidos en la planificación del mantenimiento, para asegurarnos de que se minimicen los riesgos. Estos aspectos son:

  • Aislamiento seguro: Cuando se le deba hacer mantenimiento a maquinaria industrial es fundamental que esta sea aislada de la forma correcta. Eso significa que se debe tener seguridad que todos los componentes en movimiento están detenidos, así como también la energía eléctrica. Otro aspecto importante es bloquear las máquinas si existiese la posibilidad de que el suministro eléctrico se reconecte por accidente, así como también aislar la instalación y los oleoductos que contengan gas, vapor a presión o cualquier tipo de material o sustancia peligrosa.
  • Liberar energía almacenada: En este caso nos referimos a elementos como aire comprimido o presión hidráulica, ya que esto puede provocar que la maquina se mueva y sea potencialmente peligroso para los trabajadores.
  • Atención a las partes que puedan caerse: Todas aquellas piezas que puedan caerse durante un proceso de mantenimiento como cuchillas cortadoras, guillotinas, entre otros, deben asegurarse o retirarse antes de comenzar el trabajo en la máquina.
  • No apresurar el proceso: Para evitar accidentes al personal encargo del mantenimiento, como a la maquinaría, es fundamental que se dé el tiempo necesario para que esta se enfríe.
  • Activar los seguros: Toda máquina que vaya a ser intervenida por el equipo de mantenimiento debe encontrarse en punto muerto, activar los sistemas de freno y bloquear las ruedas.

 

¿Cuáles son los beneficios de tener un buen plan de mantenimiento industrial?

El mantenimiento industrial debe ser considerado una inversión que permite la operatividad de la empresa. Una industria que tiene su maquinaria en malas condiciones no puede alcanzar sus metas, lo que significa menos ingresos económicos. Entendiendo esto, hemos recopilado una serie de beneficios que van ligados directamente a tener una buena planificación de mantenimiento, estos son:

 

  • Previene y evita accidentes laborales, lo que se traduce a una mejoría en la seguridad para todas aquellas personas involucradas en el proceso, aumentando las horas laborales productivas.
  • Evita y disminuye pérdidas económicas y de tiempo por paradas de la producción de la empresa.
  • Permite llevar los registros de mantenimiento de cada máquina, así como también de los recursos que esta necesita para su funcionamiento.
  • Disminuye la posibilidad de que ocurran daños irreparables en las instalaciones industriales.
  • Mejora la calidad del producto final.
  • Alarga la vida útil de toda la maquinaria industrial.
  • Disminuye el estrés de los operarios.
  • Ayuda a crear un ambiente laboral armonioso.

Es evidente que el mantenimiento industrial es una parte fundamental para cualquier empresa, puesto que es la única forma de asegurar que pueda alcanzar sus objetivos, manteniéndose dentro del presupuesto anual establecido, ya que cuando no existen planes de mantenimiento (preventivos, correctivos y predictivos) y ocurren accidentes, la inversión económica es mucho mayor y se corre con el riesgo de no estar solucionando el problema a largo plazo.

Por ello es tan importante rodearse de especialistas que puedan evaluar cual es la mejor forma de tener un mantenimiento industrial progresivo, responsable y profesional, que asegure la operatividad de la maquinaria y la seguridad de todos los actores que hacen vida en la empresa.

Deja una respuesta