Consejos si tienes que mudar tu empresa

Consejos si tienes que mudar tu empresa

En la vida no solo las personas nos mudamos, también lo hacen las empresas. Y los mismos quebraderos de cabeza que pueden provocarte cambiarte de vivienda, lo pueden tener las oficinas. Y incluso si me apuras más, ya que la cantidad de material y de productos es aún mayor. Pues bien, al igual que cuando nos mudamos de casa y hacemos un análisis de lo que necesitamos y de lo que no, es el momento de seguir estos consejos si tienes que mudarte de oficina.

Planifica con antelación tu mudanza de oficina

Lo primero a tener en cuenta si va a contratar un servicio de mudanza, es planificar con bastante tiempo la misma, así como comparar varias ofertas solicitando presupuesto a diferentes empresas. Esto no puede ser de la noche a la mañana.

Hacer un inventario para la mudanza de una oficina puede ser todo un reto, según su tamaño. Pero ayudará a que no se pierda nada durante la mudanza y a encontrar los objetos más rápidamente una vez se esté en la nueva oficina. Para el inventario, es recomendable que lo organicéis por departamentos y que cada departamento se encargue de ir recopilando lo que contiene cada caja. Y por supuesto, etiquetad las cajas de acuerdo al inventario para localizarlas después.

Haz las cajas y tenlo todo preparado para el día de la mudanza. Así debes empezar como mínimo 3 semanas antes. Si no dispones de cajas de cartón de distintos tamaños puedes comprarlas a las empresas de mudanza. El precio de estas no suele ser muy elevado. También puedes pedirles cajas a comerciantes de tu zona.

Tienes que tener mucho cuidado con el material informático. Por ejemplo nos referimos a los ordenadores, tablets, televisores, fax, impresoras que podáis tener en la oficina. Primero porque son herramientas muy valiosas y luego porque tienen información vital. Hay que comentárselo a la empresa de mudanzas para que lo tengan todo controlado y lo traten con mucho cariño. Además hay que tener controlado los cables para luego poder conectarlos y dejarlo todo como estaba.

En cuanto al presupuesto, exija su elaboración por parte de la empresa de mudanza. Tenga en cuenta que la empresa puede cobrar por su elaboración si finalmente rechaza contratar el servicio con ellos, por lo que es conveniente informarse previamente de si la elaboración del presupuesto conlleva o no algún coste. Huye de los presupuestos que te hagan de palabra o por teléfono.

Ajusta tu presupuesto

Para que no se caiga nada y se pueda romper, debes asegurar todo con cuerdas. Un buen consejo es que para hacer la mudanza: vistas ropa cómoda, que te permita libertad de movimientos. Tampoco debes cargar con cosas muy pesadas para no hacer sufrir a tu cuerpo.

Y ojo con el precio, porque la elección de una empresa de mudanza no debe basarse exclusivamente en el precio. Muchas veces, y más en el mundo de las mudanzas, lo barato sale caro. No es la primera vez que por ahorrar unos euros por coger una empresa de mudanza, luego tenemos problemas.

Escoger siempre una empresa de mudanza que esté legalmente constituida, esté autorizada para prestar sus servicios y disponga del correspondiente seguro. Asimismo, escoja, en la medida de lo posible, una empresa adherida al Sistema Arbitral de Consumo, ya que esto supone una garantía adicional para una óptima resolución de las reclamaciones que se pudieran derivar de un servicio incorrectamente prestado por la empresa.

Por supuesto, la primera medida que tienes que tomar es la de contratar a una empresa de transportes para empresas. Estas cosas lo mejor es dejarlo en manos de profesionales. Existen varios tipos de servicios de transporte terrestre por carretera, en función del tipo de vehículo que se contrata y de las instalaciones disponibles en las direcciones de recogida y entrega ya que los vehículos de trasporte suelen necesitar medios que ayuden en la carga y descarga, como trampillas elevadoras o grúas automáticas.

E incluso, según nos cuentan desde Transportes Internacionales, en los últimos años ha aumentado el número de empresas que se trasladan al extranjero o a la inversa. “La documentación que se utiliza para el trasporte terrestre, ya sea internacional o nacional, puede ser o un albarán o una carta de porte, en ambos casos se detallan el trayecto realizado y los datos de la mercancía”, apuntan.

Y siguiendo estos consejos es cómo se puede realizar una mudanza de oficina sin problemas, o al menos, sin que sea un quebradero de cabeza.