Cómo es (y quién puede hacerse) una operación para dejar de usar gafas

Cómo es (y quién puede hacerse) una operación para dejar de usar gafas

Existen muchas patologías de la vista y tanto si te encuentras con la vista cansada como si es miopía o las dos cosas, hay operaciones láser que lo pueden solucionar. Van a ser eficaces o definitivas para solucionar tu problema. Vamos a darte las claves cara a tomar al mejor de las decisiones.

En unos pocos años las operaciones de miopía, astigmatismo hipermetropía, vista casada presbicia) han ido llegando a alcanzar cotas elevadas. Cada vez existen menores efectos secundarios y buena parte de los errores se pueden revertir

Ojos cansados

Una operación que, como todas, siempre tiene un riesgo mínimo que se corre. No hay que olvidar que es una operación estética, ya que las gafas resuelven estos temas de manera perfecta. No es una operación urgente.

Operarse de miopía e hipermetropía

Una técnica bastante actual y tan popular como la miopía Esta técnica es bastante moderna y extendida para la miopía, se le llama cirugía refractaria y también se le suele llamar la del láser Excimer Lasik, la cual se encarga de ir moldeando la curva de la córnea como si fuera el cristal de una lente y así las dioptrías del individuo son corregidas.

La modificación de la curvatura se hace en el interior del tejido corneal.

No hay dolor

Hasta hace poco, se solicitaba al paciente que fijara su mirada en un punto fijo, pero actualmente para evitar que se produzcan movimientos inadvertidos, existe un sistema informático que se encarga de seguir los movimientos oculares en coordinación con los pertenecientes al láser.

Ahora son operados ambos ojos, a diferencia de en el pasado, en el que se operaba un ojo, se le daba descanso y después se operaba el otro.  La operación es de lo dos en la misma sesión, durando del orden de una decena de minutos, después se queda dos horas reposando y el paciente sale pudiendo ver de forma parcial.

La visión se va recuperando hasta su totalidad después de unas horas. Este plazo cambia de una persona a otra, a la mañana siguiente varía de una persona a otra, pero al día siguiente, una mayoría importante  no tiene dolor y la visión ya es más del 90%.

En cuanto a los problemas, hay operaciones en las que se deben hacer una serie de retoques, pudiendo llegar a más de un cinco por ciento.  En ocasiones la corrección no es completa y existe la posibilidad de que haya que volver a operar.

Otros inconvenientes que ocurren con frecuencia:

  • Alta sensibilidad respecto a la luz en las primeras jornadas, pese a que termina desapareciendo o disminuyendo
  • Destellos que rodean a las luces, un problema que suele ser habitual en los primeros días.
  • Visión doble. Podemos decir que sobre ella que desaparece entre las dos a seis semanas.
  • Sequedad en el ojo: los pacientes que utilizaban lentes de contacto experimentan una serie de molestias de este tipo, que ceden en los meses después de la cirugía y pueden hacer necesario el uso de lágrimas de carácter artificial.

Este tipo de operaciones deben hacerse en clínicas de confianza. En nuestro caso nos informamos en algunas como Clínica Baviera, Vissum o COC, donde optamos por la última porque nuestra vecina de arriba nos la recomendó por la operación de su hija y por lo atentos que fueron cuando llamamos personalmente.

Existe una mayoría de gente que piensa que pueden olvidarse de las gafas, pero no siempre ocurre de esta forma. Existen casos que pueden darse que vuelva la patología, algo que suele ocurrir en el caso de los hipermétropes, pero que puedan ser corregidos con una cirugía extra.

En el embarazo, por ejemplo, un veinte por ciento de las mujeres pueden tener cambios en el ojo y quedar  así después del parto. Por todo ello deberían volverse a operar o retornar a las gafas. Por este motivo, si una mujer piensa en un futuro embarazo, no conviene que se haga en este momento la cirugía.

No debemos olvidar que este tipo de operación no va a resolver la presbicia, la cual aparece sobre los cuarenta o cuarenta y cinco  años y que obliga a utilizar gafas si queremos ver de cerca. En el caso de que haya presbicia y te quites las gafas para poder leer, ahora no llevarás las de ver de lejos, pero vas a tener que adquirir unas gafas a finde poder ver las cosas de cerca.