Clínicas dentales, ejemplo de rentabilidad y satisfacción del cliente

Clínicas dentales, ejemplo de rentabilidad y satisfacción del cliente

En los últimos años, los españoles y las españolas hemos mejorado en muchas cosas. Una de ellas es la que tiene que ver con el cuidado de nuestra salud. Cada vez le hemos dado una mayor importancia a la misma, quizá habiendo sido testigos de los problemas que otras personas cercanas a nosotros han tenido en los últimos tiempos. Uno de los aspectos en los que hemos mejorado de manera sustancial es en el hecho de cuidar nuestra salud e higiene bucodental, que es una de las más importantes en nuestra vida.

Son muchas las empresas y las clínicas que tienen relación con este asunto. De hecho, han crecido de una manera importante en los últimos años. Hoy en día, es mucho mayor la cantidad de personas que confían en este tipo de profesionales para dotar a su boca de un aspecto mucho más cuidado y de una higiene que hace de su boca un lugar mejor y que tiene menos problemas. España es uno de los países que más odontólogos ha formado en los últimos años y eso, como es lógico y normal, tiene una relación directa con el número de empresas de este tipo que se fundan.

Teniendo en cuenta toda esta información, ¿es rentable, a día de hoy, una clínica dental? Tendemos a pensar que sí, normalmente teniendo en cuenta los precios en los que ha oscilado un determinado tratamiento de manera tradicional. Sin embargo, es cierto que la llegada de la crisis económica en el año 2008, que también ha tenido consecuencias positivas, ha permitido que se rebaje el precio de un determinado tratamiento. Desde aquí pensamos que las clínicas dentales siguen siendo rentables a pesar de esa bajada de precios puesto que han visto aumentada su cartera de clientes.

Así lo comentaba un artículo que fue publicado en el diario 20 Minutos en el año 2014. El artículo también hacía hincapié en otra cuestión, y es que el 80% de la población tiene algún problema en lo que tiene que ver con salud bucodental, algo que, tarde o temprano, le obliga a ir al dentista en pos de solucionar ese siempre molesto tipo de problemas. De lo contrario, la vida puede convertirse en algo parecido a un infierno. Y, claro, lo mejor es poner la solución antes de que así sea. No puede haber duda alguna al respecto.

Es evidente que garantizar la rentabilidad de un negocio, aunque sea en los términos en los que venimos comentando y que se encuentran relacionados con las clínicas dentales, nunca es fácil. El portal web Dental Doctor Institute publicó un artículo en el que comentaba cuáles son las 4 claves para garantizar o mejorar la rentabilidad de una clínica dental:

– Hay que diseñar estrategias para aumentar los ingresos: para ello, un buen consejo es mirar siempre cuáles son los precios de la competencia.

– Es necesario implementar otra serie de tácticas para disminuir los costes: especialmente, este punto está relacionado con el consumo energético. Hay opciones para disminuirlo sin que eso afecte a la calidad del servicio.

– En el análisis no debe quedar excluido ningún gasto que esté asociado a la clínica.

– Finalmente, es indispensable analizar y medir los resultados que se obtengan de todas las estrategias que implementemos.

Nadie duda de que una clínica dental es, a día de hoy, uno de los negocios que más rentables resultan ser en el interior de nuestras fronteras. Pero se ha producido un cambio en los últimos años y es que eso ya no se produce por el alto precio de los tratamientos e intervenciones, sino por un análisis mucho más eficaz y eficiente de las estrategias de ingresos y gastos. En cuanto a los primeros, una bajada de precios ha permitido aumentar la cartera de clientes y el balance es positivo. En cuanto a lo segundo, se ha producido una inversión en lo que tiene que ver con sistemas de consumo mucho más bajos y que no afectan en nada al trabajo. Es lo que ha sucedido en una clínica dental como lo es Mesiodens.

Un servicio de cuya importancia se han dado cuenta los ciudadanos

Tendemos a tener la mala costumbre de no acudir al dentista al menos una vez al año, que es lo que recomiendan todos los profesionales del sector. Pero este tipo de actuaciones parece tocar a su fin, al menos en lo que tiene que ver con un número cada vez más grande de personas y de familias. Los ciudadanos se están dando cuenta de la necesidad de apostar por este tipo de cuidados y ese es el motivo por el que parece que estamos perdiendo el miedo a ir al dentista.

La rentabilidad es uno de los aspectos que hay que seguir trabajando en lo que tiene que ver con el sector relativo a las clínicas dentales. A día de hoy, en España son muchas las clínicas que están consiguiendo unas buenas sensaciones y unos grandes resultados en lo que tiene que ver con facturación.