Cinco remedios contra el estrés empresarial o laboral

Cinco remedios contra el estrés empresarial o laboral

El mundo empresarial se ha convertido en una selva. Hay muchos animales depredadores que si te ven que flojeas no dudan en saltar sobre ti y devorarte. Para evitarlo tienes que estar con los cinco sentidos (sí puedes con seis), pero esto provoca que la tensión sea infinita. Y tarde o temprano, eso acaba por explotar. Solo los que trabajan para grandes multinacionales saben de la presión a la que están sometidos. Por eso, hoy te queremos ofrecer cinco remedios para luchar contra esta ya denominada, enfermedad.

Y es que, el estrés laboral es uno de los problemas de salud a los que se está prestando mayor atención. Esto se debe, fundamentalmente, a que cada vez conocemos más sobre la magnitud e importancia de sus consecuencias. Gestionarlo o prevenirlo nos ayudará a mantener un adecuado nivel de salud, tanto mental como físico, tal como nos indican desde la Fundación del Corazón.

Si eres de los que todavía te preguntas por qué estás en esta situación, pues bien claro. Seguro que has vivido alguna de esta situación en tu puesto de trabajo.

El estresor en el ambiente laboral es un aspecto que el trabajador percibe como nocivo y de carácter crónico, sintiéndolo como ‘una amenaza’ que desencadena un conjunto de reacciones fisiológicas y psicológicas. En general, los estresores laborales se podrían dividir en cuatro categorías.

Seguro que tienes un ambiente físico de trabajo y contenidos del puesto que se desempeña. Realizas un desempeño de tareas, relaciones interpersonales y desarrollo de la carrera. EL uso excesivo de nuevas tecnologías y otros aspectos organizacionales. Y por supuesto, todo esto, provoca que las relaciones trabajo-familia sean muy complicadas de compaginar.

Los profesionales con más tendencia a estresarse por el trabajo son personas empáticas, sensibles, ‘humanas’, con dedicación profesional excesiva, idealistas, altruistas, obsesivas, entusiastas, proclives a las enfermedades coronarias y a las alteraciones cardiovasculares, y susceptibles de identificarse excesivamente con los demás. ¿Estás tu dentro de este perfil?

Consejos

Hay que viajar

Sabemos que es complicado de haber, aunque fácil de decir. Pero tú tienes que saber desconectar cuando sales del trabajo. Es decir poner el OFF. La famosa teoría de que tienes 8 horas al día para trabajar, pero 16 para disfrutar, se tiene que convertir en tu mejor amiga. No puedes pensar que puedes estar trabajando durante las 24 horas. Y más aún si es una empresa que no te pertenece. Por lo tanto, la gran recomendación que hacemos es que viajes mucho. Aprovecha los fines de semana para hacer escapadas, sobre todo al mundo rural, que te vendrán muy bien.

Toma vitaminas

El estrés laboral provoca que nos oxidemos. Por ese motivo hay que tomar vitaminas o productos que nos saquen de esta situación. Incluso provoca que nos veamos mucho más viejos. Eso de que nos salen canas por el estrés, es cierto. Pero también que se nos cae el pelo o que no salen arrugas. En el envejecimiento, la producción de radicales libres a partir de diversas fuentes aumenta, mientras que las enzimas antioxidantes, las principales líneas de defensa, disminuyen. Además, la respuesta adaptativa al estrés oxidativo disminuye con el envejecimiento. Puedes comenzar a tomar productos como TetraSOD, que induce una activación coordinada de las enzimas antioxidantes primarias (SOD, GPx y CAT) en las células, siendo una estrategia terapéutica novedosa para evitar la oxidación.

Haz ejercicio

Hacer ejercicio siempre es bueno, pero cuando es para sosegar al estrés laboral, aún es mejor. Es la forma más adecuada para soltar toda la tensión que tienes acumulada durante el día. Salir a correr antes de cenar es una de las mejores cosas que puedes hacer. Tienes la oportunidad también de apuntarte a un gimnasio, además puedes fortalecer las redes sociales.

Sal a tomar algo

Lo de salir a tomar algo es un remedio muy español que casi siempre da resultado. Es la mejor fórmula para olvidarte de los problemas. Eso sí, hay alguna regla que tienes que tener clara. Hay que evitar salir con compañeros del curro, y si no tienes otro remedio, pues queda prohibido, pero prohibido, el hablar de trabajo. Si lo haces de nada habrá servido la terapia.

Habla con un asesor

Muchas empresas ofrecen programas de asistencia al empleado para ayudar con los problemas del trabajo. Ahora bien, no todas lo hacen. A través de esto puedes reunirte con un asesor que puede ayudarte a encontrar maneras de manejar su estrés. Si tu compañía no tiene estos profesionales, pues quizás es el momento para que tú buques a un asesor para ponerlo a tu lado. Por el precio, tienes que mirar su tu plan de seguro puede incluirlo.