Administradores de fincas

Administradores de fincas

Hoy os traigo una noticia algo inquietante que me ha hecho plantearme muchas cosas con respecto a la gestión de mi vivienda. En Murcia han multado al Colegio de Administradores de Fincas por infringir la ley de Competencia así que si ya les tenía yo manía a los administradores de por sí, imaginad ahora.

Hace ya unos 7 o 8 años que en mi comunidad se decidió contratar a un administrador de fincas con el fin de quitarnos un quebradero de cabeza porque eso del presidente de comunidad que se encarga de todo no va con nosotros y las reuniones de vecinos parecían más batallas campales que reuniones civilizadas. El caso es que en esos 8 años hemos cambiado de administradores en cuatro ocasiones porque jamás estábamos contentos con los servicios que nos daban, al menos hasta que encontramos a estos administradores de fincas en San Fernando de Henares, con quienes estamos encantados y pensamos seguir muchos años. Os los recomiendo.

Pero dejando a un lado lo contentos que estamos ahora, esta noticia me confirma que hay demasiado listo en este sector. Resulta que se ha sancionado al Colegio Oficial de Administradores de Fincas de Murcia con una multa de 9.300 euros porque ha infringido una ley, por lo visto la Ley de Defensa de la Competencia.

Por lo visto, se ha considerado que este colegio pretende coartar la libre competencia de precios de los administradores de fincas, es decir, que impuso baremos de honorarios mínimos a los colegiados (cosa que está prohibida) llegando a coaccionarlos con expulsarlos para que se ajustasen a estos precios mínimos.

De esto, la conclusión que saco yo, es que hay mucho listo por el mundo que quiere ganar una pasta gansa a costa del resto de ciudadanos y aquellas personas honradas que ponen precios asequibles por un trabajo bien hecho les molestan así que coartan su libertad exigiéndoles que cobren las desmesuradas cifras que cobran ellos para no perder clientela. Vamos, una auténtica barbaridad.

El proceso se inició hace más de tres años cuando el abogado Garzón hizo una publicidad con un descuento en sus honorarios como administrador de fincas de hasta el 30% y, además, señaló que no sobraría comisiones de los proveedores y eso, obviamente, no gustó nada al Colegio de Administradores de Fincas.

Según este abogado “es muy grave esta conducta en un colegio profesional, y me refiero a los dirigentes del mismo. Estoy contento de que se haya hecho justicia”. Garzón hizo hincapié también en que los ciudadanos ya tienen un criterio establecido por la Comisión Nacional de los mercados y la Competencia para saber que si el administrador ofrece un descuento en sus honorarios por sus servicios, no sólo repercute en la calidad de los mimos, sino que es una actuación legal y conforme a la libre competencia del mercado, y supone un beneficio para los propietarios de las comunidades.