Como todo el mundo sabe, encontrar un trabajo es básico para organizar nuestra vida y obtener los recursos necesarios para ganar en comodidad. Hasta ahí, perfecto. Pero debemos tener en cuenta que un trabajo también puede tener una serie de inconvenientes: problemas como la ansiedad o la depresión están a la orden del día entre los trabajadores de todo el mundo y no cabe la menor duda de que las empresas deben contribuir en todo lo posible para que la gente que conforma su plantilla no tenga que pasar por ese trance. A fin de cuentas, un trabajador sano es más eficiente que uno que no lo está.

Por desgracia, los días totales de bajas por ansiedades o depresiones ha ido creciendo como la espuma en España en los últimos años. Hay que tenerlo bien claro: la sociedad moderna en la que todo gira tan rápido y en la que la actualidad nos obliga a ser más eficientes que nunca hace que muchas personas desarrollen problemas psicológicos derivados de la carga de trabajo y de la presión que se experimentan durante la jornada laboral. Se puede aguantar ese tipo de sensaciones durante unos días, pero si son permanentes, habrá problemas. Está 100% asegurado.

Una noticia publicada en la web del diario 20 Minutos informaba de que un 40% de la población española sufría ansiedad o depresión y, lo que más nos preocupa, solo la mitad se trata para obtener una solución eficaz a esos problemas. Y ojo, que la información es del año 2014 y todo parece indicar que ha crecido todavía más ese porcentaje hasta la actualidad. La causa, tal y como se explica en la entradilla de esa misma noticia, tenía que ver en la mayor parte de los casos con la grave crisis económica y laboral que sufría el país.

Según otra información, en este caso publicada por el portal web Gaceta UNAM, son más de 264 millones de personas las que sufren algún tipo de ansiedad a nivel mundial. El estrés es considerado como una de las causas más evidentes de esto y lo cierto es que, en la mayoría de ocasiones, es el trabajo el que lo provoca, aunque no siempre: la situación personal de cada cual también tiene un peso importante en lo relativo a este problema. Como veis, hay muchas vías de tener algún tipo de problema con ello.

El estrés y la ansiedad son dos problemas que, por desgracia, ya tenemos que considerar como cotidianos y que afectan al trabajo diario de los diferentes departamentos de los que se componen las empresas españolas y mundiales. Sin embargo, y por suerte, se han empezado a desarrollar remedios contra estos males, remedios entre los que se encuentra el aceite CBD. Según nos han trasladado los profesionales de Aceite CBD Online, muchas de las personas que sienten ansiedad o estrés durante su jornada laboral han conseguido remediar ese problema, al menos en parte, gracias a este tipo de productos. Y eso es positivo para la salud de la gente y, por ende, para el día a día de todo tipo de organizaciones.

Lo idóneo sería evitar que aparecieran estos problemas

Todos y todas estaremos de acuerdo en afirmar que lo que resultaría realmente conveniente es que nadie se viera obligado a sufrir los problemas derivados de la ansiedad o el estrés. Son asuntos que machacan la salud física y la psicológica de una persona. Y está claro que, cuando esto es así, una persona no puede desarrollar del todo su vida diaria ni su trayectoria profesional. Todas las personas y entidades que se encuentran a su alrededor, por tanto, sufren las consecuencias de esto.

Está claro que, si conseguimos mantener a raya problemas como de los que estamos hablando, siempre será mucho más fácil que se consiga mejorar la eficacia de las empresas. Pero lo primero es y debe ser siempre la salud de las personas. Sin las personas… no hay empresas. Por mucho que todo esté más digitalizado y sea más automático que nunca. Es necesario tener bien claro este punto para que seamos conscientes de la relevancia que tiene la gente en el devenir de las organizaciones y la sociedad en general.

Ojalá que más pronto que tarde desaparezcan problemas como de los que estamos hablando. Va a ser complicado que así sea, eso es evidente, pero siempre podremos trabajar para que que no alcancen a tanta gente y que, además, sus efectos no sean tan nocivos como los que se experimentan a día de hoy. Estamos ante dos de los problemas más graves de salud pública en España y está claro que debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para evitarlos.

 

Deja una respuesta