Hay que cuidar la salud bucodental de los más pequeños desde temprana edad para que adquieran buenos hábitos, los dientes crezcan sanos y fuertes y no aparezcan afecciones bucodentales como las famosas caries. Por eso, en este artículo vamos a indicar 5 consejos para cuidar la salud bucodental de los más pequeños.

  1. Se deben limpiar los dientes desde bebés

Sí, se deben limpiar los dientes de los pequeños incluso de bebés. “Desde el nacimiento las encías de los más pequeños deben ser higienizadas con una gasa húmeda al menos, una vez al día. También se puede utilizar un dedal de silicona que venden para facilitar la limpieza. Así hay que higienizar las encías hasta que erupcionan las primeras piezas temporales y entonces se debe iniciar la higiene dental. Después, en niños de 0 a 2 años se puede comenzar a utilizar un cepillo dental adecuado a su edad con una dosis de dentífrico fluorado que debe ser igual a la de un grano de arroz. Entre los 2 y los 6 años, se puede aumentar esta cantidad de pasta hasta el tamaño de un guisante. A partir de los 6 años, es importante utilizar una pasta fluorada de 1450 ppm para conseguir que las piezas crezcan fuertes. Y hasta los 8-10 años, el cepillado debe ser supervisado por un adulto para garantizar una limpieza correcta”, explican desde Smile Me, clínica dental del equipo de doctora Lucía Mourín ubicada en el Centro Comercial Moraleja Green de Alcobendas.

Así es como se debe realizar el proceso del cepillado en los niños desde bebés hasta los 10 años aproximadamente, cuando se espera que los pequeños ya sean capaces de proceder al cepillado ellos solos.

  1. Se deben inculcar buenos hábitos

Es fundamental que desde temprana edad se inculquen buenos hábitos a los más pequeños. Y dentro de esos buenos hábitos no se debe descuidar la salud bucodental. Se debe enseñar a los pequeños que hay que cepillar los dientes al menos tres veces al día para tener una sonrisa bonita y cuidada. Porque si desde pequeños adquieren el hábito del cepillado está claro que las probabilidades de padecer diferentes afecciones como la caries descienden drásticamente.

Para adquirir buenos hábitos respecto a la salud bucodental existen varios cuentos y libros que encantan a los más pequeños. Pero incluso en las primeras visitas al odontopediatra el profesional tiene una pequeña charla con los niños para explicarles cuestiones básicas que deben aprender cuanto antes como la cantidad de pasta que deben aplicar, los movimientos que tienen que hacer con el cepillo o cada cuánto se debe cambiar esta herramienta.

  1. Se debe limitar la ingesta de azúcares

No sólo se deben inculcar buenos hábitos respecto al cuidado. Una alimentación saludable es la base de una salud óptima. Y además, para evitar la aparición de caries, que es la patología que más sufren los niños, se debe limitar la ingesta de azúcares.

Además, si se quieren reducir al máximo las posibilidades de padecer caries cuando se ingieran alimentos ricos en azúcares como golosinas, zumos envasados o caramelos se debe animar a los pequeños a que cepillen sus dientes.

  1. Hay que visitar al dentista desde temprana edad

Es importante que los niños inicien de forma temprana sus visitas con el dentista. Además, a diferencia de lo que piensan muchas personas no se debe esperar demasiado. En cuanto comiencen a aparecer los primeros dientes de leche hay que hacer la primera visita para que los profesionales puedan controlar la erupción de las piezas.

Por supuesto, una vez que se comienza a acudir al dentista el profesional fijará la próxima visita en función de las patologías o necesidades de cada pequeño.

  1. No se debe descuidar la hidratación

Y otro consejo imprescindible para cuidar la salud bucodental de los más pequeños es fomentar la hidratación. Se debe animar a que los niños beban agua de manera asidua, a pesar de que no tengan demasiada sed, ya que la sed es un síntoma de deshidratación.

Y es que la saliva ayuda a limpiar los dientes. Además, la sequedad bucal es un factor que provoca diversas enfermedades bucodentales. Por ello, es importante que los pequeños beban agua para fomentar la producción de saliva y evitar la sequedad.

En definitiva, estos son 5 consejos básicos que sirven para cuidar la salud bucodental de los más pequeños. Como habréis podido comprobar son consejos fáciles de aplicar y que requieren de un poco de sentido común.

Deja una respuesta