Todas las empresas deberían ser ecológicas y respetuosas con el medio ambiente

Todas las empresas deberían ser ecológicas y respetuosas con el medio ambiente

La sociedad de consumo es algo que funciona bastante bien en un país como el nuestro. Desde que se acabara la dictadura de Franco, el país ha evolucionado de manera muy positiva y se ha adaptado a lo que ya había en Europa: una sociedad en la que el comercio es uno de los baluartes más importantes en todos los aspectos. Aunque sí que es cierto que durante los últimos años de la dictadura España había dejado de lado la autarquía, fue durante la Transición cuando volvimos a ser una sociedad potente en materia consumista.

Este modelo de sociedad es óptimo para todas aquellas empresas que tratan de desarrollar un modelo de producción en cadena. No cabe ninguna duda de que las cantidades que se manejan en entornos como los supermercados, los cash mayoristas o las grandes superficies son gigantes. Para cubrir con las necesidades de todo el mundo es muy importante producir en cantidades industriales y de ello se encarga una buena nómina de proveedores, que son los encargados de iniciar esta cadena logística en la que nada puede fallar.

Este es el día a día de las grandes empresas productoras de este país. Pero no cabe duda de que las tendencias y las nuevas corrientes de pensamiento influyen de una manera importante en este tipo de entidades. Un ejemplo es la mayor concienciación que existe en la sociedad de hoy en día acerca del consumo de materiales como el plástico o el papel. Las empresas que trabajan con este tipo de elementos es evidente que se enfrentan a un problema y es imprescindible que lo afronten con el objetivo de poder seguir desempeñando su actividad sin problemas.

Una solución es la de apostar por materiales que sean biodegradables, algo por lo que ya se han decantado muchas de las empresas que forman a día de hoy el tejido industrial español. En Europa, las empresas ya llevan varios años trabajando en esta materia y, aunque en España vamos un pelín por detrás, estamos adaptando nuestras sistemas y modelos de producción a estas nuevas necesidades y más pronto que tarde podremos equipararlos a los de las empresas de Alemania, Francia o el norte de Europa.

Las grandes empresas productoras españolas tienen un gran desafío por delante para tratar de eliminar todos esos materiales que son potencialmente contaminantes. A nivel empresarial, esto supone la necesidad de aclimatarse a las peticiones que tiene a día de hoy la sociedad, que no son otras que las de reducir la contaminación o la vertida de residuos. Hemos hablado del asunto con una entidad como lo es Pérez Linares, una fábrica dedicada a la fabricación de envases de plástico. Nos han contado que su objetivo es el de realizar sus productos con plástico biodegradable, algo que podrán empezar a cumplir en apenas unas semanas.

Apostar por materiales ecológicos es hacer marketing

Una de las cuestiones acerca de las que las empresas suelen tener una política clara y concisa es el marketing. Todo lo que seamos capaces de transmitir a través de esta materia tiene una incidencia directa en lo que tiene que ver con las ventas, y por precisamente es necesario que las empresas se adapten a las peticiones de una mayoría clara y evidente sobre el uso de materiales y plásticos biodegradables. Con estas acciones no solo beneficiaremos al medio ambiente. También haremos lo propio con nosotros mismos.

Es evidente que existe una preocupación a día de hoy por el medio ambiente en nuestra sociedad y que siempre tenemos que tenerla en cuenta a la hora de prestar nuestros servicios y confeccionar nuestros productos. Los expertos lo tienen claro: las empresas que apuestan por ser ecológicamente eficaces terminan teniendo una mejor imagen que las que no actúan de esta manera. Por eso hay que tener en mente que apostar por el medio ambiente es matar dos pájaros de un tiro. No podemos tener ninguna duda al respecto.

En los próximos años, serán todavía más las empresas que muestren un mayor grado de apoyo a todo lo que tenga que ver con el medio ambiente. Hay que tener en cuenta que el sector público está muy encima de las empresas en este asunto a día de hoy y que la cosa va a ir todavía a más en los próximos meses y años. Hay que ir preparándose para ello y, desde luego, en eso estamos en buena parte de las entidades españolas.