Montar una casa rural

Montar una casa rural

Después de varios años de darle vuelta he decidido cumplir mi gran sueño, montar una casa rural. He unido mi trabajo, soy licenciado en Empresariales, con mi pasión: amo la naturaleza. Como lo de trabajar por cuenta ajena parece que está muy complicado, aunque diga Mariano Rajoy que la cosa ha mejorado, he decidido ponerme por mi cuenta. Y montar una casa rural en mi pueblo, Puebla de Lillo, en León.

No sé si lo conoceréis pero es el lugar perfecto para perderte. Y cuando digo perderte no es una frase hecha, porque la cobertura es escasa y de los datos del móvil ni hablamos. Así que si estas buscando un lugar para ‘desconectar’ ya sabes dónde encontrarme. Me hace gracia cuando muchos empresarios se marchan lejos de España o a hoteles que no tienen wifi o internet para relajarse y olvidarse del estrés diario, pues yo les recomiendo que visiten mi casa rural porque estarán off, pero además disfrutando de un lugar mágico.

Si eres un amante de los animales puedes ser feliz porque encontrarás especies como el rebeco, el ciervo, el jabalí, el lobo, el oso pardo, el águila ratonera, la víbora o la trucha. Destacan los bosques de escobas, hayas, robles y pinos y además por Puebla de Lillo pasan los ríos Silván y su afluente, el río Celorno. De verdad que no te vas a arrepentir de la visita.  Por cierto, las fiestas son el 4, 5 y 6 de agosto por la Virgen de las Nieves, patrona del pueblo, y suele haber mucho ambiente, por si te quieres acercar en una fecha concreta.

Accesibilidad y estilo colonial

Y aprovechando para hacer publicidad de mi casa, ya te digo que está muy bien. He querido cuidar todos los detalles. Sobre todo para las personas con discapacidad, ya que tengo un amigo en sillas de ruedas, y cuando he ido con él a diferentes escapadas, siempre he notado que les consideraban ciudadanos de segunda. Mi casa rural cuenta con toda la accesibilidad que se necesita.

Seguro que la decoración os va a gustar, porque he querido mantener la esencia de la casa y de la tradición del pueblo. Encontré en rakoda.es muchos elementos de los que yo quería. Sobre con estos muebles estilo colonial. Allí compré mesas de comedor, sillas y vitrinas para el salón. Mientras que para las habitaciones  hay armarios, cómodas y camas con este estilo. Echa un vistazo a su catálogo y podrás hacerte una idea de lo que te vas a encontrar en mi alojamiento.

Además si vas con niños puedes disfrutar de un jardín con diferentes actividades para que estén entretenidos. Por supuesto que están aceptados los animales, y es más, tienen hasta una caseta para ellos.

Así pues, si estás pensando en pasar un fin de semana con un toque de naturaleza, donde puedas respirar oxígeno puro y contemplar un montón de animales, ya sabes dónde tienes tu sitio. La verdad que la relación calidad precio está muy bien. Y vas a encontrar un lugar donde desconectar de todo. Eso sí, si vienes en pleno invierno, piensa que como nieve, quizás tu estancia se alargue durante un par de días más ya que se suele quedar aislado por culpa de las nevadas.