La traducción en el mundo de la empresa

La traducción en el mundo de la empresa

En España el mundo del turismo tiene gran importancia. Muchos beneficios todos lo años, especialmente en las zonas de costa, donde en el sur, levante e islas se benefician del buen clima existente. El sector de la hostelería tiene buenos precios y esto hace que muchos visitantes de fuera vengan a disfrutar de nuestro país.

En este mundillo los salarios acostumbran a ser elevados, pero no es menos cierto es que se trabaja unos pocos al año, que pueden llegar a dar para vivir el resto del año.

Los inversores de gran músculo financiero tienen cada vez una consciencia mayor de las enormes posibilidades de negocio existentes en nuestro país. Por todo ello, las empresas de traducción en la empresa y en el sector del turismo particularmente son fundamentales

Las agencias de traducción cada vez más necesarias

En un mundo tan interconectado como el que vivimos, las empresas de traducciones como Eikatrad, aseguran que todo ello ha provocado que lógicamente el sector profesional haya visto como aumentan, tanto las traducciones simples como las juradas, que son muy necesarias y en muchos idiomas.

Los servicios de traducciones juradas cada vez son más utilizadas y van desde las escrituras a los poderes, sentencias, contratos, y demás documentos.

Algo que suele recomendarse, es saber que las agencias tengan traductores jurados que estén reconocidos por el MAE. Los clientes, como es lógico demandan traducciones perfectas, que estén adaptadas perfectamente al idioma o al país que se necesite.

El tener interpretes jurados que hayan sido nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores es algo de gran importancia.

¿Qué es una traducción jurada?

Cuando se habla de este tipo de traducción, hablamos de un documento que tiene carácter oficial y que lo hace un traductor que nombra el MAE. Tiene un determinado formato donde viene el certificado del MAE y el sello y forma de quien lo traduce y que deberá tener antes la acreditación pertinente.

Tiene que quedar bien claro que la información que contenga debe ser la misma que el original, ya que lo que se desea es que sea una copia de manera exacta del documento que se desee traducir.

Si hablamos de la traducción simple, este trabajo es algo que puede hacer cualquier profesional que se dedique a ella. No será legal, por lo que no hace falta tener el sello ni la firma de la persona de quien lo traduce, pero tiene también que ser una copia de lo más fiel del documento a traducir.

Podemos también hablar de embajadas y consulados, donde todos los que estén suscritos al Convenio de la Haya, como ocurre con España tienen que legalizar este tipo de traducción internacional, con la Apostilla de la Haya, el cual en España expide el Secretario de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma que sea, el Ministerio de Justicia o el Decano del Colegio de Notarios.

Antes hablábamos de que nuestro país tiene muchas visitas de turistas, estudiantes o empresarios, y es normal que necesiten para ciertos actos una traducción jurada o simple. En muchas universidades y centros de trabajo, se producen demandas de entregas de documentaciones oficiales, donde es necesario realizar una serie de trámites administrativos traducidos en el idioma preciso.

Para traducir los documentos oficiales, las empresas necesitan acudir a un traductor jurado acreditado por el MAE y esto es algo que saben los empresarios, por lo que siempre hay que ser cuidadosos y elegir bien.

Para ello lo mejor es buscar bien en la red, por ejemplo, en una terna de entre tres y cuatro agencias y optar por la que más nos convenza, tanto a nivel de precio como en cuanto a cualificaciones de sus profesionales, experiencia, etc.

Vivimos en un mundo lo suficientemente competitivo como para perder oportunidades, tanto a nivel de empresa como particular, por lo que siempre merece la pena asegurarnos de que las barreras idiomáticas no supongan un muro para las acciones que se necesiten tomar.

Por todo esto es necesario actuar con tranquilidad y valorar más cosas que lo que pueda costar en cuanto a presupuesto tal o cual agencia. Una buena agencia de traducción deberá transmitirte esa seguridad tan necesaria en el mundo actual a la hora de realizar los diferentes movimientos a nivel documental que sean precisos.