La responsabilidad social, más importante que la rentabilidad en las clínicas dentales de la actualidad

La responsabilidad social, más importante que la rentabilidad en las clínicas dentales de la actualidad

Hay aspectos de nuestra salud que, a día de hoy, consideramos innegociables. Es cierto que todo lo que tenga que ver con la salud tratamos de vigilarlo de la mejor manera posible, pero hay algunas cuestiones que intentamos mantener a salvo por encima de todo porque son imprescindibles para nuestra calidad de vida. La salud dental no era una de esas prioridades para los españoles, pero es cierto que, con el paso de los años, ha ido ganando enteros hasta convertirse en una de las necesidades más grandes para el conjunto de nuestra población.

Esto ha hecho que las clínicas dentales, de un tiempo a esta parte, hayan aumentado su volumen de trabajo. Y es que las campañas de sensibilización que hemos visto a través de la televisión o incluso a través de las redes sociales ha hecho un gran efecto en todo tipo de personas, que han perdido el miedo a acudir al dentista y que, por fin, se sienten protegidas ante males como la caries, que es una de las enfermedades que más padece el pueblo español. Desde luego, poder combatir todos los efectos de este y otros problemas bucales ha sido clave para mantenernos bien protegidos.

Una noticia publicada en la página web especializada El Dentista Moderno aseguraba que los españoles estaban aumentando su frecuencia de visita al dentista, si bien todavía se encontraban suspendiendo en lo que tenía que ver con los hábitos de higiene. En lo relacionado con la primera afirmación, la verdad es que son seis de cada diez los españoles que aseguran que su salud dental le preocupa y mucho, algo que es positivo porque, de ese modo, estamos convencidos de que se pondrán en manos de los mejores profesionales para lidiar con cualquier tipo de molestia y peligro.

El portal web Infosalus puso más cifras en lo que respecta a este asunto. Según una de sus noticias, casi el 80% de los españoles y las españolas visita al dentista al menos una vez al año, algo que implica un aumento con respecto a lo que hemos visto otros años y que, desde luego, deja claro que seguimos evolucionando y que estamos en el camino de dejar de ser uno de los peores países en materia de salud dental de todo el continente europeo. Ese debe ser nuestro gran objetivo para los próximos años en España.

Es evidente que el aumento del interés de la gente por acudir al dentista y mantener a salvo su salud dental ha hecho que el negocio de las clínicas dentales sea más rentable. Pero eso, más allá de los beneficios que pueda ocasionar, no hace sino aumentar la responsabilidad social que debe caracterizar al sector. En las clínicas Pazos y Couto nos han trasladado que es esa responsabilidad lo que genera la confianza de la gente y que consideran eso como la base del crecimiento del negocio, mucho más allá de los beneficios que el trabajo pueda llegar a producir.

Un aspecto en el que la sanidad pública no es eficaz

Seguramente muchos de nosotros y nosotras nos hayamos preguntado por qué hay tantas clínicas dentales disponen de un buen nicho de negocio ahora que la gente parece que se ha decantado por empezar a cuidar de su salud dental. Podría ser mucho más fácil para cualquiera acudir a la sanidad pública para reparar sus problemas con los dientes… ¿no? Pues la realidad es que no es así. La sanidad pública, en materia dental, no es eficaz porque dispone de unas listas de espera que son demasiado largas y que solo provocan que los problemas dentales de los pacientes aumenten mientras se acerca el momento en el que les llega el turno para su revisión o tratamiento.

Es evidente que negocios como las clínicas dentales se han convertido en la principal referencia a la hora de cuidar de la salud de nuestra boca porque han demostrado ser más resolutivas. No cabe la menor duda de que es un respiro para muchas personas poder disponer de ellas para tratar de dar carpetazo a esos problemas dentales y bucales que puedan estar amargándoles la vida y haciendo más difícil la obtención de su felicidad.

Estamos seguros de que, gracias al trabajo de los muchos dentistas que operan en el interior de nuestras fronteras, vamos a conseguir mejorar colectivamente en lo que tiene que ver con nuestra salud bucodental. Es algo que necesitamos y que, desde luego, es de una prioridad absoluta para una gran cantidad de personas en nuestro país. Es el momento de darle la vuelta a los datos y demostrar que, en España, hemos cambiado en lo que tiene que ver con la salud bucodental. Una mayor confianza en las clínicas dentales tiene la llave para conseguirlo.