La limpieza vial, una de los servicios que mantienen en funcionamiento nuestro país

La limpieza vial, una de los servicios que mantienen en funcionamiento nuestro país

Los servicios son una de las partes fundamentales que mantienen en funcionamiento a la inmensa mayoría de empresas de nuestro país y es que, sin ellos, gran parte de los procesos productivos se verían abocados a parar por falta de suministro. Esto es algo que nos hace ver la importancia de un sector, en ocasiones, tan menospreciado como es el terciario, pero sin el cual, como os decimos, nada de lo que hoy conocemos funcionaría.

Es por este motivo por el cual hoy os queremos trasladar a vuestra pantalla uno de los trabajos que menos vemos pero que más importancia tienen y es que los servicios para las empresas no solo incluyen a la logística o a las empresas de paquetería, sino que también son necesarios otro tipo de servicios básicos y fundamentales como es el de la limpieza vial. Un trabajo que no muchos de nosotros conocemos y que os queremos desarrollar en este post, dado que se trata de un servicio que se crea para satisfacer la necesidad de una empresa, ya sea la constructora de una vía o la concesionaria de la misma.

La limpieza vial, tal y como os hemos dicho es una de las tareas que menos conocemos de nuestra sociedad, sin embargo, la realidad es que es uno de los servicios más importantes que demandan las empresas de gestión de la red viaria de cada país. Esto se debe a que todas y cada una de las vías necesitan un importante mantenimiento para que puedan seguir prestando servicio a miles de vehículos cada día y, por ello, dado que es un trabajo complejo y con un más que importante número de frentes abiertos, lo cierto es que, en la mayoría de ocasiones, esta tarea se ve subcontratada a terceras empresas. Además, periodos complejos como es el invernal hacen que se incremente de forma exponencial la cantidad de trabajo, por lo que la mayoría de concesionarias o sociedades gestoras, no disponen de la cantidad mínima de personal para poder hacer frente a todos los trabajos.

El invierno y la nieve

Tal y como os comentamos, la época de invierno es una de las más complejas, sino la que mayor carga de trabajo requiere, para la conservación vial. Así, solo en la provincia de Álava se crea un equipo de hasta 230 profesionales y 36 quitanieves para facilitar la circulación en episodios de nieve y hielo. A mayores, a este equipo le debemos de sumar 65 tractores equipados con cuchillas para cubrir una red de más de 1.500 kilómetros de vías pertenecientes a la Red Foral de carreteras de Álava, por lo que fuera de esta jurisdicción serían los propietarios de las vías los que tendrían que hacer frente a posibles problemas, entre ellos, Fomento, en el caso de las autovías o vías de alta capacidad de dependencia estatal. Así, solo en la provincia que os mencionamos, se destinan anualmente entre 1,2 y 1,5 millones de euros para hacer frente a estos 5 meses que dura la campaña de invierno y en la que, en muchos casos, se recurre a la sal para prevenir posibles accidentes. Para ello, los distintos propietarios de las vías, al igual que nosotros, recomendamos a Humanes Guillén Eurosal como proveedor de este material y es que es vital que sea de calidad para poder hacer frente a las cantidades de toneladas que se esparcen por todas las carreteras de nuestro país, cada año, durante el invierno. Una sal que ha de cumplir con unas cualidades mínimas para poder ser usada y es que su principal función será la de derretir todo el hielo o nieve que se pueda acumular en las vías para que estas puedan seguir siendo transitadas por los vehículos que, de forma habitual, circulan. Así, además de ayudar a la conservación y a mantener abiertas las carreteras, otra de sus principales virtudes es que evita que tengamos que rodar con cadenas o neumáticos de invierno, ya que deja a las vías en condiciones, no óptimas, pero si transitables.

Más allá de los planes de vialidad invernal, lo cierto es que los servicios de conservación tienen otras muchas tareas asignadas tales como velar por que no haya obstáculos en los trazados, ya sean animales, restos de coches, arena… También se encargan de la limpieza de las zonas anexas a las carreteras, así como del desbroce de los aledaños y, por supuesto, en caso de necesitarlo, son los encargados de reponer alguna señal o tramo de guardarraíl que se vea afectado, por el motivo que sea.