La factura del Brexit llega anticipadamente

La factura del Brexit llega anticipadamente

Cuando se anunció que el referéndum sobre la separación del Reino Unido de la Unión Europea, muchísimos ciudadanos se echaron las manos a la cabeza por varios motivos. Pero principalmente, y según las estadísticas que salieron a la luz, la mayoría de los ciudadanos británicos que habían decidido la salida del Reino Unido de la Unión Europea, eran jubilados.

Esto enfadó mucho a una población joven que ya de por sí estaba descontenta, porque recordemos que los efectos de la crisis han perjudicado mucho a los jóvenes, que están viendo cada vez más difícil la inserción laboral debido a la gran competencia, los bajos salarios y los altos precios que hace realmente difícil la vida.

Pero no sólo los jóvenes estaban enfadados, las empresas inglesas empezaron a temblar al ver que el mercado común se podía ir al traste. Recordemos que actualmente no hay costes por aduanas en el espacio Schengen, una eliminación del mismo supondría que todas las mercancías procedentes de Inglaterra que quisieran viajar a otro estado integrante de la Unión Europea, tendría que pagar impuestos, con los sobrecostes que ello supone.

Los ciudadanos de a pie jubilados que votaron el Brexit no estaban pensando tampoco en todos aquellos compatriotas que vivían fuera del Reino Unido, y que estaban disfrutando de los beneficios de la Unión Europea, como es el cobrar la pensión viviendo en un estado diferente al de origen.

Esto es lo que sucede en España, un país receptor de ciudadanos procedentes de la unión europea que deciden venir a España para disfrutar de su jubilación. Muchos de estos ciudadanos compraban una casa en nuestro país, un coche y lo que hiciese falta para disfrutar del clima y los paisajes de nuestro atractivo territorio.

Muchos de los ciudadanos que vinieron a España, compraron su casa y se establecieron desde finales del siglo pasado hasta hace unos años, vieron como la sociedad española se iba adaptando a su estilo de vida. Y de hecho las empresas británicas apostaron por el mercado español de costa, abriendo supermercados y tiendas con productos típicos del Reino Unido.

La situación en la actualidad

Una de las provincias dónde más se establecieron los británicos fue la Comunidad Valenciana, y en concreto Alicante famosa por tener como estandarte del turismo para británicos a la ciudad de Benidorm. Recordemos solamente los grandes disturbios que se sucedieron en dicha ciudad como consecuencia directa de los partidos de Inglaterra en el reciente mundial de Rusia ocurrido este mismo año.

Pero la situación tan positiva que vivían los británicos con los beneficios de la Unión Europea se ve peligrar con el Brexit. Y aquí lo que ocurre es que el miedo está haciendo que los británicos vendan las casas, con coche incluido, debido a que ven peligrar sus ahorros que para muchos estaban invertidos en bienes inmuebles.

Según Las Provincias, “las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) atestiguan lo que los expertos se temían: la notable pérdida sufrida por la colonia británica en la Comunitat Valenciana. En enero de 2015, el número de residentes del Reino Unido en la región era de 96.115. En enero de 2016, un año después y meses antes del terremoto del referéndum para dejar la Unión Europea, la tendencia persistía”.

Pese a que se pueda pensar que esto es algo negativo para España, tenemos que decir que ni de lejos es una situación que no esté afectando. Precisamente porque España ahora que ha salido de la crisis y está remontando el vuelo en los diferentes mercados nacionales e internacionales, está en una posición de lujo para competir en el sector inmobiliario con otros países cuyos ciudadanos siguen viniendo a buscar esa ansiada jubilación de sol y playa que nos ha hecho famosos.

Lo lógico sería esto, pero la realidad es que la zona dónde las ventas por parte de británicos están siendo notables es en la zona de Jávea, dónde vivían alrededor de cinco mil británicos, aunque en Benidorm también con la cifra de trece mil ciudadanos. En la provincia de Alicante, uno de cada cuatro ciudadanos decide volver a su país de origen.

Esto da la oportunidad de negociar y conseguir buenos precios, y para ello hay que contar con inmobiliarias de confianza como Inmobiliaria Denia Costa Blanca, una agencia inmobiliaria en Denia con una amplia experiencia en el sector en la zona de la Costa Blanca que pone a disposición de sus clientes un servicio especializado en venta de chalets en Denia y Jávea, seleccionados esencialmente por su calidad y ubicación.