La energía solar, fundamental para la empresa española

La energía solar, fundamental para la empresa española

Desde hace ya muchos años es evidente que los recursos naturales de nuestra Tierra se encuentran diezmados y que corremos el grave riesgo de quedarnos sin ellos más pronto que tarde con lo que eso conlleva. Desde luego, no cabe la menor duda de que esta es la mayor amenaza que hemos tenido en la Historia de la Humanidad, muy por delante de cualquier guerra o de cualquier desastre natural. Y el ser humano ha tenido que tomar cartas en el asunto para tratar de que la cosa no vaya a más.

La solución ha resultado ser, desde hace ya algunas décadas, la energía alternativa y limpia, algo que en España ha sido una constante fuente de crecimiento y también de trabajo. Por ejemplo, podemos decir que nuestro país ha sido líder durante mucho tiempo en lo que respecta a energía eólica. Y también ha sido una referencia en lo que se ha referido a energía solar, algo que parece obvio y lógico debido a la gran incidencia que tiene el Sol en nuestro país.

Este tipo de negocios ha sido una referencia en España desde hace años, pero es evidente que todavía nos queda mucho por crecer y por mejorar en este sentido. Un artículo publicado en el diario El Boletín pone esto de manifiesto informando de que un país como Alemania instala 12 veces más placas solares que España. ¿Cómo puede ser esto teniendo en cuenta la gran incidencia del Sol en España? Es una cuestión de emprendimiento. Y es que todavía necesitamos dar un pasito más en este sentido en nuestro país.

Sin embargo, hay motivos para la esperanza. Una noticia que fue publicada en el diario La Vanguardia informaba de que esta esperanza renacía en el sector fotovoltaico español después de unos años en los que se habían producido más sombras que luces. Según esta misma noticia, en 2017 en España se instalaron 135 MW, por los 55 de 2016 y los 49 de 2015. Los datos hablan por sí solos y hacen que nos sintamos ilusionados ante el porvenir que nos espera dentro de lo que tiene que ver con la energía eficaz y eficiente.

El volumen de negocio de la energía renovable en España se ha visto mermado en los últimos años pero, de nuevo, parece que se está volviendo a recuperar toda su potencia en el interior de nuestras fronteras. Son muchas las empresas que están empezando a trabajar en este sentido y que viven directamente de un trabajo relacionado con este sector. Una de ellas es Eficiencia V. Sus profesionales nos han comentado hace unos días que la apuesta de los particulares y las familias por la instalación de placas solares en sus domicilios y sedes están haciendo que el volumen de negocio del sector está creciendo de una manera más que destacable.

Mucho margen de mejora

Lo mejor de todo es que todavía podemos seguir mejorando en este sentido. Desde las empresas de este sector nos han comentado que todavía podemos apostar de una manera mucho más grande por la energía solar y, de hecho, no vamos a tener elección dentro de apenas unos años, cuando todavía sean más pequeños los recursos naturales no renovables con los que contamos. Solo el tiempo nos puede confirmar lo que acabamos de decir y que parece evidente.

El sector público tiene también mucho que decir en este sentido, principalmente porque es el que regula y el que tiene la oportunidad de obligar a que las empresas y los particulares apuesten de una manera que ya sea definitiva por la instalación de placas solares. No cabe la menor duda de que su colaboración es fundamental y que sin ella jamás se conseguirá que el paso definitivo y 100% efectivo hacía la energía renovable se produzca. Y es que el sector público es un elemento clave en todo este proceso.

Hay que seguir trabajando. No cabe la menor duda de que este es el camino que conduce a un éxito que tenemos que conseguir sí o sí para que consigamos una sociedad que sea mucho más eficiente y que no sea tan perjudicial para nuestro entorno y nuestro medio ambiente. Esta es una labor de todos y de todas y que no podemos dejar de lado. La sociedad nos necesita y no podemos fallar. De hacerlo, estaremos cometiendo un error fatal del que nos vamos a arrepentir.