Guía para el navegante novato sobre como comprar su primer yate

Guía para el navegante novato sobre como comprar su primer yate

Así como dicen que el mejor día de tu vida es cuando compras tu primer barco, también dicen que el segundo mejor día de tu vida es cuando lo vendes. Pero a pesar de esto, si es la primera vez que compras un barco no le des lugar al  pánico, ya que comprar tu primera embarcación no tiene por qué hundirte en una tormenta.

Razones para comprar un barco

Si te pican las mano por agarra el timón, pero aún no te decides a ponerle tu nombre a un barco, aquí te damos algunas razones para levar anclas.

1.      Es bueno para el cerebro

Para mantener la mente en buen estado hay que mantener el cerebro activo y una de las mejores maneras de hacerlo es aprender cosas nuevas, como por ejemplo, navegar, ya que aprender esta actividad es un excelente ejercicio mental.

2.      Diversión asegurada

Dicen que en el mar la vida es más sabrosa, y también más divertida, pues las opciones de entretenimiento al tener un barco propio son muchas. Puedes elegir desde un tranquilo paseo por la costa admirando el atardecer, hasta la visita a una playa a la que sólo se puede acceder por el mar, además de las famosas fiestas a bordo, la pesca en el mar y las aventuras de buceo.

3.      Combate al estrés

Una rutina estresante hace mal para la mente y el cuerpo, por lo que es importante que tengamos momentos de relajación dentro de esa rutina y que practiquemos una actividad que nos aporte entretenimiento y felicidad.

Las actividades al aire libre son de las más populares para lograr este espacio de relajación, ya que no hay nada que nos aporte mayor alivio que conectarnos con la naturaleza. Por supuesto, el grado de conexión que logras al pasar el día en la cubierta de tu bote observando el mar y escuchando el sonido del viento no tiene comparación.

El paso a paso sobre como comprar tu primer yate

La compra de tu primer barco no debe ser una decisión tomada  a la ligera. Debes tomar en cuenta muchos factores, como por ejemplo el impacto financiero de la nueva adquisición. Pero la verdad, es que esto se trata más de una inversión que de una compra: además del costo de la embarcación concreta, también debemos pagar tasas por poseer y operar un yate, por lo que lo mejor es elaborar un presupuesto que comprenda todos estos gastos.

Dicho presupuesto te ayudará a decirte sobre el tipo de barco que puedes comprar. Reducir tus opciones necesita un poco de investigación, por lo tanto, es bueno que investigues en Internet sobre las opciones en el mercado y cual se ajusta más a tu caso.

Náutica Jiménez, expertos en venta y mantenimiento de embarcaciones, te recomienda que antes de comenzar a mirar todos los yates disponibles en el mercado, es importante que tengas en cuenta algunos consejos básicos para asegurarse de que escogerás el adecuado:

El uso de la embarcación

La primera cosa que debes considerar antes de comprar barco es para que lo deseas utilizar,  cuántas personas lo van utilizar y donde deseas navegar.

Dependiendo de esto, podrás definir si necesitas un barco a vela o uno a motor, por ejemplo. Si quieres visitar sitios en tu barco, si es para realizar esquí acuático, etc., deberías decidirte por un barco a motor, pero si es sólo para pasear, el barco a vela es mejor elección.

Equipo

Los accesorios que debes evaluar de acuerdo con el uso previsto son los equipos de seguridad. Por ejemplo, si vas a navegar por áreas abrigadas, como bahías, calas, charcas, ríos, lagos y canales, necesitarás una brújula. Para la navegación costera, necesitas es un GPS y un radar.

Ten en cuenta tu presupuesto

Como ya explicamos anteriormente, comprar un yate en verdad no solo se trata de la cantidad de dinero que tendrás que invertir en el momento de la compra. También deberás incluir en tu presupuesto los gastos de amarre, mantenimiento anual de casco y motor, antifouling, averías, seguro, reparaciones, extras, recambios, etc.

Además, estos costos adicionales incluyen seguros, encuestas, tarifas de amarre y mantenimiento. Tendrás que encontrar un lugar donde parar tu yate, depende del lugar los precios podrían varias considerablemente. Por otro lado, aunque los costos de mantenimiento para los yates nuevos son relativamente bajos durante los primeros tres años, como regla general, la maquinaria más grande comenzará a necesitar reparaciones o sustituciones significativas dentro de 5 a 7 años. Así que antes de cualquier cosa, este es otro gasto que deberás incluir dentro de tu presupuesto así sea a largo plazo.

A los propietarios de yates novatos tradicionalmente se les aconseja comprar buques usados, así correrán con menos riesgo y también porque se suele decir que con el primer barco siempre es comenten errores. Mientras que esto es un buen punto, también se debe evaluar que un yate usado corre el riesgo de necesitar algo de trabajo y por lo tanto aumentar el costo. Si por el contrario sólo estás interesado en barcos nuevos, y el problema es el dinero, podrías buscar en hipotecas marinas

¿Yate nuevo o usado?

Esto depende del gusto del cliente. En el caso del barco usado y a pesar de ser más barato, debes tomar en cuenta su devaluación, que es un promedio del 20% en el primer año, el 10% al año en los cuatro años siguientes y luego pasa a depender de su estado, a partir del 6º año.

Sin embargo, si tu primer barco es de segunda mano, puedes reducir tu búsqueda a uno o dos modelos para elegir. Debes procurar que sean de marcas conocidas, modelos clásicos y con un amplio mercado de ocasión. Esto último te facilitará la compra, mantenimiento y posible venta del barco.

Así mismo, si quieres vender tu barco durante el período del verano, es posible que logres hacerlo al mismo precio de compra.

Más eslora o barco nuevo

Si estás en el dilema de elegir entre más eslora o barco más nuevo, elige más eslora. Un buen barco, de buena marca, bien construido y bien cuidado, sobre todo de casco y de motor, y sin ósmosis, es casi eterno.

Antes de cerrar el negocio

Es muy recomendable realizar un estudio profesional en el yate; para esto puedes acudir a las compañías de seguros,  ya que algunas de ellas no asegurarán un yate sin evaluar su condición. Se realizará un estudio para conocer los potenciales problemas de mantenimiento y así negociar el precio justo.

Además, se recomienda elaborar un formulario de acuerdo estándar que establezca los derechos y obligaciones de ambas partes y el agente que actúa en su nombre, así se podrá resolver cualquier desacuerdo futuro.

También debes verificar todos los documentos y el estado del IVA del yate. Deberías recibir la factura original pagada del IVA, que es esencial si quiere vender el yate en el futuro. En caso que tengas dudas sobre la situación del IVA o cualquier otro documento, te recomendamos buscar la asesoría de un agente de yates profesional que te ayude con el proceso de compra.

Una vez que el estudio se ha concluido y se ha cerrado la negociación, deberías recibir la prueba de la propiedad: comprobantes de venta de los últimos 5 años mínimo, certificado de registro, si existe, y la prueba de estado del IVA. Está de más decir que debes guardar muy bien toda esta documentación, ya que es difícil de reemplazar en caso de extravío.

Prueba de navegación

En cuanto a la prueba de navegación, no hay que precipitarse, la prueba del barco debe durar el tiempo que creamos necesario, de forma que podamos comprobar que todo funcione a la perfección. Para esto te recomendamos hacer una lista de comprobación en la que incluso puedes incluir aspectos de cuidado que hayas evaluado en revisiones previas.

También debemos estar muy atentos a cómo se comporta el barco, su capacidad de maniobra, su reacción, la sensibilidad del timón y la forma de llevarlo de acuerdo a nuestra forma de navegar. No importa si es un barco de vela o de motor, su carácter y nuestra personalidad deben conseguir una perfecta armonía. Si somos capaces de evaluar correctamente el estado en que se encuentra y la inversión posterior a la compra, evitaremos imprevistos futuros que puedan ocasionarnos mayores gastos.

Financiación

Por lo general, la financiación de la compra se estudia justo al inicio del proceso, cuando se piensa en comprar un barco por primera vez. Es importante definir el presupuesto que vamos a necesitar y la cantidad a financiar, en el caso de necesitarlo. Existen muchas financieras y bancos con líneas de crédito al consumo de los que puedes evaluar sus ofertas y servicios.

Seguro

Definir que tipo de seguro necesitaremos es un factor muy importante  a la hora de comprar un yate. Por ejemplo, en España, el seguro de responsabilidad civil para barcos es obligatorio y cubre los riesgos de muerte o lesiones corporales de terceras personas, los daños materiales a terceros, pérdidas económicas que se puedan causar a terceros y daños a buques por colisión o sin contacto.

También existen pólizas con una gran variedad de coberturas, así que en el caso de decidirse por un seguro nautico voluntario podrías solicitar la asesoría de una aseguradora con experiencia en náutica que te ayude a escoger la opción más adecuada según tus requerimientos.