El sector del catering cosecha buenos datos

El sector del catering cosecha buenos datos

Llegando a la recta final del año, las empresas preparan sus informes contables para ver cómo se les ha dado el año en términos económicos. Lo cierto es que noviembre marca el comienzo de una época que es bastante seria para las empresas por su trascendencia económica de cara a los resultados.

La campaña de navidad se configura como uno de los elementos vitales para muchas empresas, porque de ello depende sacar beneficios. Un ejemplo clásico es el sector del turrón, que durante los meses de noviembre, diciembre y enero ponen todas las almendras en el asador, porque solo trabajan en la temporada de navidad.

Pero centrándonos en el sector al que nos referimos en el título, traemos noticias muy interesantes. Y es que la recuperación económica es más que patente en los sectores que más sufrieron por la crisis. El sector del catering ha obtenido un crecimiento consecutivos en los últimos cuatro años, según informa Infohostelero.

Las cifras que veremos más adelantes son positivas, pero no lo es tanto alguno de los problemas endémicos que tiene este sector. Un sector especial, pues el catering es uno de los elementos fundamentales de toda celebración, reunión de negocios o comida informal. Pero a la vez es un sector con un intrusismo laboral muy elevado que parece que no acaba de superarse.

Tengamos en cuenta que existen muchos empresarios que no cumplen con las normas de sanidad correspondientes para hacer Catering. Un ejemplo son los camiones refrigerados que se necesitan para trasladar la comida, y que no todas las empresas disponen de ellos. Al igual que pasa con la estricta normativa que se tiene que cumplir para tener una cocina central. Y no hablemos ya de aquellos que realizan servicios de catering sin declarar.

Pero esto no es así con todas las empresas, y prueba de ello es la profesionalidad de Catering A Morena, una empresa que durante más de cien años se ha dedicado al mundo del pulpo, y que ahora ofrece servicios de cátering con servicios de pulpería para cualquier evento, y con servicio en toda Galicia.

El crecimiento consecutivo se instaura en el sector

El mercado de catering consolidó en 2015 la tendencia de recuperación iniciada en el ejercicio anterior, en un escenario de buen comportamiento de la actividad económica. Algunas de las razones por las que se dio el cambio positivo fueron la mejora de la coyuntura y el mantenimiento de la tendencia de subcontratación del servicio de comida en algunos colectivos, como los de sanidad y enseñanza.

Desde entonces y por cuarto año consecutivo, el mercado del catering ha continuado con la buena racha, alcanzando en 2017 la cifra de 3.530 millones de euros, un 4,3% más que en 2016. De esta manera, y desde el mínimo contabilizado en 2013, el volumen de negocio sectorial se ha incrementado de forma acumulada cerca de un 15%. En esta ocasión, la aceleración del ritmo de crecimiento del segmento de colectividades también se debió en parte a la tendencia de subcontratación antes mencionada. El volumen de negocio se situó en 2.972 millones de euros, un 4,2% más que en el año anterior, en el que ya había contabilizado un aumento del 3,7%.

Los subsegmentos de sanidad y enseñanza fueron los que contabilizaron un mayor crecimiento, con tasas de variación los dos del 4,4%, en un contexto de aumento del número de clientes y mayor volumen de comidas servidas. El catering para transporte volvió a experimentar un comportamiento muy positivo en 2017, registrando un aumento del 5,5% con respecto a 2016, favorecido por el incremento del número de pasajeros transportados.

La oferta empresarial se caracteriza por la existencia de un alto número de compañías de pequeña dimensión que operan junto a un reducido grupo de grandes operadores que actúan en el ámbito nacional. De este modo, más del 80% de las empresas contaban con menos de 100 empleados en 2017. A pesar de ello, el sector presenta un alto grado de concentración en los principales competidores, ya que los cinco primeros reunieron en 2017 una participación conjunta del 39,5% de la facturación sectorial, porcentaje que se situó en el 53,5% al considerar a las diez primeras empresas.