El comercio mayorista vive el mejor momento de su historia

El comercio mayorista vive el mejor momento de su historia

Al hablar de negocios y de economía hay que hacer una diferenciación clara entre diferentes modelos de negocio y actividades económicas. En cuanto a estas últimas, está claro que la variedad es tremenda. Hay centenares y centenares de sectores que emplean a miles de personas y de cuya suerte depende la de esas personas. En cuanto a modelos de negocio, es evidente que no hay tantos. Podemos diferenciarlos entre negocio minorista, mayorista o mixto. Aunque a veces, aunque de una manera casi involuntaria, nos olvidemos en buena medida de los dos últimos.

Y la verdad es que nos olvidamos de ellos siendo, casi con total seguridad, los más importantes. Y no lo decimos infravalorando el trabajo que hace la gente que se dedica a los negocios minoristas ni mucho menos. Pero, desde luego, hay que tener bien claro que, desde el punto de vista económico, de los precios que existan dentro del comercio mayorista dependen los que luego se puedan derivar del comercio minorista. No cabe la menor duda de que esta es una realidad evidente y que es la principal de las razones por las cuales hay que tener muy presente qué es lo que ocurre en los entornos mayoristas.

Hemos hablado desde el punto de vista del precio, pero también habría que tener en cuenta el volumen de gente que trabaja en fábricas que se dedican a la venta al por mayor, que es cada vez más grande y goza de un porcentaje más amplio entre la población activa española. El comercio mayorista es, sin duda, un elemento clave dentro de la economía española y por eso es necesario que nunca le perdamos de vista, tal y como hemos comentado que suele suceder en nuestra realidad diaria.

De la salud de este modelo de negocio depende, en buena medida, la economía del país. Y para conseguir esta salud es imprescindible tener en cuenta algunas cosas. La más importante de todas ellas es la necesidad de que exista una estabilidad política. Una noticia que fue publicada en el portal web Newsbook informaba de que, en el año 2017, los negocios mayoristas crecieron gracias a que se había constituido un gobierno que fue difícil constituir en el año 2016 y que trajo no buenas consecuencias para las empresas dedicadas a la venta al por mayor.

Y es que las elecciones generales que se produjeron en el mes de diciembre de 2015 fueron el inicio de un proceso que terminó varios meses más tarde y que tuvo que apelar a unas elecciones posteriores, celebradas en junio de 2016, que por fin permitieron constituir un gobierno. Lo que está claro es que hay que apostar por la estabilidad en un país si queremos que su economía sea fuerte y, ante todo, sea capaz de competir en el extranjero. Si nada de eso ocurre, los problemas van a venir más pronto que tarde. ¿Acaso no es lógico saberlo?

El comercio al por mayor tiene una importancia cada día más grande dentro de nuestra sociedad en lo que respecta a su potencia económica, a la cantidad de personas que a él se dedican y en cuanto a la necesidad que los comercios minoristas tienen de obtener los productos que ellos comercializan. Los profesionales de Liquistocks, una entidad dedicada a la provisión de lotes de productos diversos al por mayor, nos han comentado que esas necesidades han crecido de un modo importante de un tiempo a esta parte en casi todo tipo de sectores y que las previsiones apuntan a que así seguirá siendo en los próximos años.

Más de moda que nunca 

Todo ello nos hace indicar que el comercio mayorista se encuentra en uno de los mejores momentos de su historia, algo que desde luego tiene un mérito considerable sobre todo teniendo en cuenta de dónde veníamos. Y es que en apenas unos años hemos pasado de estar hundidos a tener muchas oportunidades de mejora y de crecimiento. Y esta es una de las mejores noticias que nos podían dar. Desde luego, no mucha gente se hubiera creído que la situación fuera esta en los tiempos que corren.

El comercio mayorista es uno de los responsables de ese crecimiento, un modelo de negocio que ha crecido sin pausa durante todos estos años y que ahora experimenta el que es el mejor momento de su ya larga historia. Pero la cosa no se puede detener aquí. Hay que seguir aspirando a más. Sobre todo porque, de lo contrario, es bastante posible que terminemos cayendo de nuevo al agujero del que tanto nos ha costado salir. Son momentos de brindis y felicitaciones en el comercio mayorista. Y ya se está trabajando para hacer que los años que están por venir sean tan buenos, o incluso mejores, que los que acabamos de pasar.