Cómo cuidar tus dientes en Navidad 

Cómo cuidar tus dientes en Navidad 

La Navidad es una época del año en la que nos dejamos llevar por la calidez de las fiestas, descuidamos nuestra alimentación y nuestra salud en general. Y esto no solo ocasiona que la mayoría de personas suba de peso en las fiestas navideñas, sino que se deteriore la salud bucodental. 

Por lo que te vamos a dar algunos consejos para evitar que tu dentadura y tu sonrisa sufran demasiado en estas fiestas. 

· No te olvides de lavar tus dientes tras cada comida 

Es muy habitual que en Navidad se coma en la casa de familiares y amigos. También suelen aumentar las salidas a restaurantes y pubs. Y cuando se está fuera de casa muchas personas olvidan lavar sus dientes tras las comidas y es un error muy perjudicial para la salud bucodental. 

Este problema tiene fácil solución. En los supermercados venden pequeños kit de viaje que incluyen cepillo de dientes pequeño y pasta de dientes en formato mini. Compra uno de estos y llévalo contigo en cualquier salida. Así podrás cepillar tus dientes fácilmente en cualquier baño. 

No obstante, tampoco hace falta pasar por el supermercado (aunque sea la opción más rápida y fácil). Puedes coger tu neceser y meter ahí tu cepillo y tu pasta de dientes cuando vayas a comer a casa de algún ser querido. 

· Ten cuidado con los turrones y los dulces 

En Navidad es prácticamente imposible no comer turrón. En todas las casas tras la comida de Navidad, en la cena de Nochebuena, en Nochevieja o en Año Nuevo tras la comilona llega el turno de los dulces. Y es entonces cuando llega el momento del turrón. Existen multitud de turrones diferentes, turrón de arroz, de chocolate, turrón blando o de frutos secos. Que además en muchos casos se acompañan de otros dulces como rosquillas o mazapanes. 

Es normal pecar con dulces en Navidad y tampoco te vamos a decir que no comas turrón. Simplemente que tengas cuidado porque tienen un alto contenido en azúcar, lo que puede favorecer la aparición de caries. Así que tras comer turrón o cualquier dulce navideño intenta lavarte muy bien los dientes. 

Además, con el turrón duro deberías tener cuidado al masticarlo, porque por su dureza suele levantar carillas o incluso fracturas en las piezas dentales. 

·Limita el consumo de alcohol 

También en Navidad es habitual que aumente el consumo de alcohol. A todos nos gusta cenar con la familia o los amigos con una buena copa de vino o celebrar la llegada del nuevo año con una copa de champán. Es normal, pero deberías limitar el consumo. Ya no solo porque sea perjudicial para la salud en general, sino porque tampoco es bueno para tu dentadura porque por la acidez suelen dañar el esmalte dental. Y algunas bebidas alcohólicas como el vino tinto, también ocasionan manchas en las piezas dentales o que la dentadura adquiera un color más amarillento. 

· Ojo con el marisco 

Antes hablábamos que con el turrón duro hay que tener cuidado para no dañar las piezas dentales, pero también otro producto típico de las celebraciones familiares destaca por su dureza. Se trata por supuesto del marisco. ¿Y cómo comerlo disminuyen las posibilidades de que los dientes se dañen? Pues no mordiendo directamente el marisco, primero rompiendo este alimento con cubiertos o herramientas específicas y después degustándolo. 

Puede parecer una tontería u obvio, pero son muchas las personas que se han roto dientes al intentar romper la cáscara del marisco con un mordisco. Así que ten cuidado estas navidades y no optes por comer marisco a lo bruto. 

· No te pases con los refrescos y las bebidas gaseosas 

Los refrescos y las bebidas gaseosas suelen tener un alto contenido en azúcar. Y su ingesta suele aumentar considerablemente en Navidad, especialmente entre los más pequeños, que como ven que los adultos disfrutan de alcohol ellos también quieren bebidas especiales. Y hay que limitar la ingesta de este tipo de bebidas. 

· Visita a tu dentista de confianza tras las fiestas 

“Hay que acudir a tu dentista de confianza al menos dos veces al año simplemente por precaución. Por supuesto, ante cualquier indicio de enfermedad o molestia deberías acudir a tu clínica cuanto antes para evitar que se agraven los problemas. Pero tras las fiestas navideñas puede ser un buen momento para hacer un chequeo”, explican desde el Centro Avanzado de Odontología Belmonte

Así que tras las fiestas puedes acudir a tu dentista de confianza para comprobar que los estragos navideños no han hecho mella en tu dentadura.