Ahorra costes en tu empresa

Ahorra costes en tu empresa

Digan lo que digan, el fin último de cualquier empresa es que a final de mes, los ingresos sean superiores a los gastos. Y no son muchas las empresas que lo consiguen. En ocasiones es por simple lógica, ya que no se están haciendo las cosas bien. Hay muchas formas de ahorrar costes a tu empresa, pero hay que saber de dónde hay que quitar y de dónde no. Una buena forma de saberlo es contratando una herramienta informática que te vaya asesorando en tu día a día.

La recomendación es una herramienta como Q-bo.org, un software de control y gestión de calidad ISO indicado para mejorar la eficacia de los sistemas de gestión basados en Normas ISO. Son muchas las ventajas que puede ofrecer a tu empresa. La más importante y que vas a comenzar a comprobar desde el primer día es el ahorro de tiempo y costes en implantación y mantenimiento del sistema.

Además vas a reducir los plazos para obtener certificación, harás un análisis y control de los procesos del sistema. Una realización sencilla de registros de calidad, con la implantación rápida y fácil de ciclo de mejora continua. Notarás una simplificación documental, y tendrás una planificación de tareas periódicas y comunicación mediante correo electrónico. Por último lograrás una gestión de riegos de la organización.

Innovador

El software de control de calidad Q-bo emplea una metodología innovadora para el análisis de la información y el control de los procesos. Y las experiencias de todos los clientes que lo han usado inciden en la facilidad de la gestión, que garantiza la reducción de los tiempos de implantación y mantenimiento y la optimización de la eficiencia de la mejora continua. Con ello vas a conseguir que las Auditorías Internas y de Certificación sean mucho más fáciles de superar y con menos esfuerzo por parte de la Organización gracias a este software de sistema de gestión de calidad.

Fuera ya de herramientas de software también existen más fórmulas para ahorrar costes en una empresa.

  • Aprovecha las bonificaciones a la contratación, que existan en cada momento y que pueden llegar a suponer un importante ahorro. No suelen ser muchas, y las que existen tienen un sinfín de papeleos, pero hay que intentarlo.
  • Hay costes como la inversión en una maquinaria que aumente la seguridad o los cursos de formación en prevención de riesgos, la adquisición de pantallas de visualización de datos u ordenadores menos nocivos para la vista que pueden ayudarnos a recuperar parte de los gastos invertidos. Y es que la Seguridad Social subvenciona una parte, un porcentaje, dependiendo del tipo de empresa. Muchas veces las empresas desconocen que si sus trabajadores se forman pueden recibir ayudas, al contrario, se piensan que tienen que ser ellas las que lo paguen.
  • Tienes que comprar de manera minuciosa los diferentes productos que existen en el mercado y de todo tipo (bancos, cooperativas, privados, etc.) y examinar con detalle las coberturas contratadas, para detectar coberturas no necesarias o que se sobrepongan entre una póliza y otra. Ya sabes que la letra pequeña se suele llevar mucho dinero.

La mayoría de las pymes desconoce que existe una rebaja fiscal por inversiones en I+D (un porcentaje que varía entre el 25% y el 42%) y por proyectos de innovación tecnológica (un 12%). La idea es profundizar en ello y enterarse de una posible desgravación. Hay que ver si los emprendedores no consideran como actividades innovadoras y que sí se pueden desgravar: inversiones para realizar actividades rutinarias de la empresa o para mejorar sus procesos o sus productos y que se puede. Por cierto, invertir en herramientas de medio ambiente es un valor seguro para ahorrarte un dinero.

Ejemplo a seguir

Las pymes deben seguir sus pasos, ir generando sus propias bases de datos en la medida que vayan consiguiendo potenciales proveedores, y si son extranjeros mucho mejor. Ellos desconocen tu forma de trabajar y puedes empezar de nuevo. Si siempre tienes los mismos proveedores ya sabrán de tus debilidades y fortalezas y podrán acucharte en algunos aspectos. Para conocer nuevos proveedores, busca nuevas formas de entrar en contacto directo con ellos.  Además de las clásicas como la asistencia a ferias para intercambiar información de proveedores, pregunta en las cámaras de comercio o las asociaciones profesionales.

Estos son algunos consejos para poder ahorrar costes, hay muchos más, como te decía solo hay que hacer un análisis y comprobar por donde se te están yendo los euros y poner diques.