El Santander compra el Popular: ¿Qué pasa con mi dinero?

El Banco Santander ha comprado el Banco Popular por un euro. Es la noticia del mes. La operación supone el fin al culebrón de la que fue la entidad más rentable del mundo. La resolución implica que los accionistas y titulares de deuda subordinada pierden todo su dinero, medida que evitará que se ponga dinero público. Pero qué pasa con las personas que tienen la nómina o algún plazo fijo. Esa es la pregunta del millón, ya que Banco Popular tiene 4,1 millones de clientes en España y dispone de una red de 1.762 sucursales en la Península Ibérica, con una destacada implantación en regiones como Galicia.

Además, los clientes tienen que saber que ya no volverán a ver la marca del Popular. Desaparece, poniendo fin a noventa años de historia. De entrada se integrará en el Santander, clientes incluidos, para luego darse una fusión. Nada cambia para los clientes del Popular, que serán atendidos por las mismas personas, pero bajo la marca de Santander.

Los ahorros, a salvo

Como ha pasado en los últimos años con los miles de clientes de las cajas de ahorro que han sido absorbidas por los actuales bancos, a corto plazo apenas notarán cambios en la operativa, más allá, como os decimos, del cambio de imagen de marca de su banco. Pondrán contar con libertad de sus ahorros a través de sus cuentas corrientes y seguirán pagando sus hipotecas y préstamos, pero a Santander. Tanto si es cliente directo de Banco Popular como alguna de sus filiales como WiZink, que opera por Internet.

A medio plazo, cuando Popular esté integrado en Santander el número de las cuentas corrientes, IBAN, cambiará. La modificación permitirá la integración en los sistemas del Santander y tan solo constituye una gestión administrativa, que tendrá que ser comunicada a cada usuario sin que implique ningún coste. Si por otra parte, el cliente tiene fondos de inversión u otro tipo de productos parecidos de banca privada, también pasará a formar parte de la gestora de Santander

Por eso hay que pedir tranquilidad a los clientes, cuyos depósitos no están en peligro. Otra cosa es para los accionistas. El Banco Popular había perdido paulatinamente su valor en los parqués, algo que se ha acelerado en la última semana ante las noticias de una posible intervención desde Bruselas. Las caídas cercanas al 20% en las últimas sesiones habían alejado totalmente a la entidad de sus máximos de 2007, cuando la acción cotizaba a 35,54 euros.

Los accionistas, complicado

Si estas en la situación de ser accionista, lo mejor es que te pongas manos profesionales.  Ahora mismo son muchos los bufetes de abogados que se han especializados en problemas bancarios, después de todo lo que pasó con las preferentes. En mi caso os recomiendo que os pongáis en manos de Ancla Abogados. Sus profesionales son abogados y economistas especialistas en todas las materias relacionadas con este campo. Disponen de un servicio de abogados especializado en Cláusula Suelo, y conocen los pormenores de todos los casos, los pros y los contras de interponer una demanda al respecto y las posibilidades de éxito.

Así pues, con esta nueva fusión en la banca nacional, y para después de verano llegarán más,  hay que estar tranquilos si tenemos el dinero en él. Otra cosa distinta es si somos accionistas. Mientras que ahora comienza otra batalla con los trabajadores, ya que los despidos se antojan presentes.

Related News

Comments are closed

© 2009. iQuaMagazine. info@iqua.net
Nosotros
En iQuaMagazine analizamos y estudiamos empresas con presencia en Internet con la intención de transmitir nuestra opinión, valoración y recomendación de aquellas que consideremos más competentes o que ofrecen un mejor servicio o producto. mas información
¿Quieres suscribirte a nuestra revista digital?