RDFI. La última tecnología en identificación.

RFID (siglas de Radio Frequency IDentification, en español identificación por radiofrecuencia) es un sistema de identificación remota e inalámbrica similar a una pegatina que usa un dispositivo que  se comunica a través de una antena con un transponder (también llamado tag o etiqueta) y cuyo objetivo es transmitir la identidad de un objeto o animal humano o no humano.

Este sistema es similar al del código de barras tradicional pero a diferencia de éste, el RFDI es totalmente automatizable y pueden identificarse a más distancia y además puede leer simultáneamente varios objetos a la vez y a una velocidad mucho mayor.

Este dispositivo se compone de un pequeñísimo chip y una antena que transmiten la información acumulada en un software y asociando un único número de identificación a cada artículo, de manera que éstos se pueden identificar a grandes distancias, de hasta unos 20m, sin necesidad de campo de visión. Mediante una serie de ondas, el chip transmite la información que el lector le pide, es decir, el número identificativo.

Actualmente existen múltiples aplicaciones, pero  sin duda en España, la más importante es la logística, y aquí es donde destacan empresas como Rielec. Gracias a su tecnología RFDI cualquier empresa podrá tener localizado cualquier producto dentro de la cadena de suministro. En cuanto a la trazabilidad, las soluciones RFID proporcionan una respuesta eficaz a la hora de conocer el tiempo que el producto estuvo almacenado, o dónde. Esta empresa pone al servicio de sus clientes toda su experiencia en el diseño y desarrollo de soluciones industriales en el campo de la automatización, trabajando siempre con las mejores marcas del mercado y con un equipo de ingeniería plenamente cualificado para estudiar los procesos a automatizar y proponer la solución que mejor se adapte a sus necesidades, asesorándole profesionalmente en todo momento.

Ventajas y aplicaciones

Como hemos dicho el RFDI supone una auténtica revolución y presenta múltiples ventajas frente al sistema de código de barras convencional. Es más rápido, alcanza mayor distancia y tiene unos códigos muchos más largos de forma que cada etiqueta puede tener el suyo propio, mientras que el código de barras emplea el mismo para todas las muestras del mismo producto. Así cada elemento o cada individuo puede someterse a seguimiento personalizado, de manera que el control sobre el mismo es mucho mayor, desde el momento en que llega al almacén hasta que es vendido al cliente. Así se puede tener un conocimiento más preciso del tiempo que llevan los productos o cuando es necesario reponer. Así mismo podría minimizarse el riesgo de pérdidas provocadas por robos u otros motivos.

Las soluciones RFID tienen un uso principalmente  comercial, en seguimiento de palés y envases, de camiones y remolques en envíos o en sistemas de distribución de uniformes en hospitales, por ejemplo.

Sus diferentes aplicaciones incluyen todos aquellos casos que requieran la identificación de objetos, animales o personas de manera inteligente. Además permite compartir los datos almacenados con otros miembros de la cadena.

 La principal desventaja que presentan es que son más caros que los códigos de barras y en productos baratos su uso no merece la pena, aun teniendo en cuenta que facilitaría en gran medida los inventarios.

Related News

Comments are closed

© 2009. iQuaMagazine. info@iqua.net
Nosotros
En iQuaMagazine analizamos y estudiamos empresas con presencia en Internet con la intención de transmitir nuestra opinión, valoración y recomendación de aquellas que consideremos más competentes o que ofrecen un mejor servicio o producto. mas información
¿Quieres suscribirte a nuestra revista digital?