Profesiones que tarde o temprano desaparecerán

Profesiones que tarde o temprano desaparecerán

La tecnología tiene una parte positiva y otra negativa, normalmente solo nos fijamos en la parte positiva, ya que las ventajas de los avances tecnológicos normalmente tienen éxito debido a la exitosa implementación en la automatización de tareas sean del tipo que sean, aunque dependiendo del público al que van dirigidas.

Miremos al eCommerce por un momento, y veremos que la mayoría de las empresas que quieren competir en Internet han visto como los frutos de las inversiones en mejora de los equipos informáticos, así como desarrollo de la logística, han merecido la pena, ya que su volumen de negocio ha subido.

Es habitual que las empresas sean las primeras en adaptar los avances tecnológicos, ya que al fin y al cabo son las que disponen del capital necesario para hacer fuertes inversiones. Estas son las primeras que prueban sus ventajas, y principalmente siempre lo hacen porque quieren ahorrar costes.

Hoy en día el coste más grande para un empresario es el de mantener a un trabajador en plantilla, ya que no sólo tiene que pagarle el sueldo, sino que también tiene que cotizar por él, tenga o no beneficios. Por eso muchas de las empresas que apuestan por la tecnología buscan eliminar la mano de obra. Pero esto es imposible por dos factores, uno más claro que otro.

Por un lado, tenemos el hecho de que si se introduce una máquina en la empresa para sustituir a un trabajador, es claro que se necesitará de un técnico que sea capaz de detectar los posibles problemas que pueda tener la máquina para luego reparalos. Por lo que no se pierde un puesto de empleo, sino que cambia.

Por otro lado, tenemos que a día de hoy las máquinas que sustituyen a trabajadores no pagan impuestos de la misma manera. Lo que supone un ahorro desmesurado a la empresa que deja de aportar dinero a los sistemas de pensiones. La idea de que las máquinas tienen que pagar impuestos no es nueva, y es defendida por personalidades como Bill Gates.

Centrándonos en el tema del artículo, hoy vamos a hablar de dos profesiones que sin duda acabarán despareciendo en mayor o menor medida debido a los avances en automatización. Aunque como hemos comentado, el humano tendrá que estar cerca para controlar que todo ocurra como tiene que ser.

Y estas solo son algunas de ellas

No es ningún secreto que en las próximas décadas desaparecerán todos los trabajos manuales susceptibles de ser sustituidos por una máquina o un ordenador, pero, además, se van a extinguir las posiciones intermedias que no den un suficiente valor añadido.

El proceso de destrucción de empleo es inevitable pero, como todo en esta vida, hay quién tiene más o menos suerte: habrá empleos que aguantarán quince o veinte años y otros que desaparecerán a buen seguro en menos de una década o quedarán reducidos a la mínima expresión, pues sus servicios (otrora mayoritarios) sólo serán demandados por pequeñas y nostálgicas minorías.

Aunque cada país tiene su propia coyuntura, en un mundo cada vez más globalizado el futuro de las profesiones es similar en todo el mundo desarrollado. Por ello es interesante echar un vistazo a los completos informes que elabora todos los años el gabinete estadounidense de estadísticas laborales (US Bureau of Labor Statistics, BLS), que realiza previsiones sobre la evolución del empleo.

Los instaladores de equipos electrónicos en vehículos corren peligro. Según las proyecciones de la BLS, en menos de una década perderán su trabajo la mitad de los operarios encargados de instalar, diagnosticar y reparar los equipos de comunicaciones, sonido, seguridad y navegación de los vehículos. Este desastre sólo será igualado en EEUU por los técnicos ferroviarios, un empleo que parece más seguro en España dada la apuesta en nuestro país por el tren de alta velocidad.

Otra profesión en jaque es la de los operarios de moldeado de metal y plástico

La automatización de las tareas fabriles y la deslocalización de las empresas a otros países con mano de obra barata son algunas de las causas que han provocado la desaparición de muchos oficios tradicionales ligados a la metalurgia y la industria plástica. Pero la llegada de las impresoras 3D puede acabar con muchos de los oficios que aún se mantenían, como es el caso de los operarios de moldeado y, en general, todos los obreros que trabajan fabricando piezas de metal fundido o productos termoplásticos.

Aunque también relacionado con el moldeo del metal, está la industria del corte y mecanizado de chapa, donde Tecoi es líder del mercado. Esta empresa es fabricante de sistemas avanzados de procesamiento de chapa con la tecnología de corte y mecanizado más avanzada en láser, plasma, oxicorte y deformación., siendo especialistas en máquinas de corte por plasma, mesas de corte industrial y en herramientas de medio y gran formato, y con gran presencia a nivel internacional