El Moli Pan y Café, una franquicia diferente

El Moli Pan y Café, una franquicia diferente

Vivimos en el mundo de las franquicias. Si vivís en Madrid o soléis acudir a la capital de España con asiduidad, es probable que ya sepáis a qué nos queremos referir. En cualquiera de las arterias de la ciudad encontramos locales que pertenecen a las franquicias más conocidas tanto a nivel internacional como a nivel nacional. En una misma ciudad, una misma empresa puede tener varias decenas de locales. Es así como muchas de ellas han conseguido convertirse en la principal elección de sus fieles.

Muchas de esas franquicias están dedicadas a la hostelería. Los bares y restaurantes conforman la más importante oferta que una ciudad como Madrid puede aportarle tanto a sus visitantes como a sus residentes. Y, a menudo, muchos de ellos tienen ofertas y precios parecidos. “¿Qué diferencia a unos de otros?”, se preguntan cada vez más los consumidores. Y lo cierto es que no existe una respuesta concreta y definitiva para esa pregunta.

El hecho de que las ofertas de las grandes franquicias se parezcan cada vez más es algo que, por regla general, no hace ningún bien a estas empresas. Se pierde la personalidad propia, una de las cuestiones que más valoran los clientes a la hora de decidir dónde comer o tomar algo. Pero claro, cuando se es consciente de que un producto de la competencia está triunfando por encima de los nuestros, la alternativa consiste en ofrecer algo que sea muy parecido (no idéntico, porque de lo contrario se viola la patente de la competencia).

Da la sensación de que la creatividad es algo que todas estas franquicias han pasado por alto desde hace tiempo. Obtener dinero fácil y rápido es la principal prioridad para todas ellas, pero no se está teniendo en cuenta de que el pan de hoy puede ser el hambre de mañana. Sin embargo, una entidad como El Moli Pan y Café representa todo lo contrario a lo que acabamos de describir. Sus productos, muy superiores en calidad y elaboración al de muchas de esas franquicias de las que hemos hablado, son la principal muestra de la que la originalidad es mejor no perderla.

El Moli Pan y Café es una franquicia de cafeterías y panaderías en la que ambos productos están igualmente preparados para deleitar paladares. El mimo con el que todos sus profesionales desempeñan su labor ha permitido que una entidad como tal ya sea la principal alternativa de mucha gente a la comida rápida y los cada vez más parecidos menús de las principales franquicias hosteleras.

Una posibilidad laboral para nada desdeñable

El Moli Pan y Café no es sólo una entidad gracias a la cual poder disfrutar los mejores productos en lo que a bollería, panadería o café se refiere. También supone una oportunidad para dar trabajo a todos aquellos que lo necesitan. Por eso, la franquicia deja abierta la posibilidad de unirse a la misma mediante la apertura de un nuevo local. La entidad se encargará de asesorar a todos aquellos que decidan embarcarse en su proyecto mediante la búsqueda y el diseño del local o la gama de productos.

La situación por la que pasa un país como España sigue sin ser la más adecuada para intentar buscar trabajo. El número de parados en nuestro país sigue superando los 4 millones, una cifra que no se ha rebajado desde hace ya muchísimo tiempo. Por tanto, la mejor alternativa para intentar obtener un puesto de trabajo y un sueldo a final de mes no es otra que la de asociarse con entidades que, como El Moli Pan y Café, persiguen de manera continua la posibilidad de incorporar a nuevos socios y empleados para su misión.

El éxito está asegurado. Y no sólo porque los productos recién horneados y el café recién hecho sean del gusto de los consumidores a cualquier hora del día, sino porque la variedad de servicios que ofrece la entidad a sus clientes es extraordinaria. Fruto de ello, existe la posibilidad de disponer de un catering a domicilio, la joya de la corona de la entidad.

El mundo de las franquicias del que hablábamos al principio de este artículo ha venido para quedarse. Pronto, cada ciudad (y cada vez más municipios de menor población) dispondrá de todas las franquicias habidas y por haber. Es el mundo de la globalización. En ese escenario, El Moli Pan y Café se encuentra en una posición inmejorable.