La importancia del aluminio en las construcciones

La importancia del aluminio en las construcciones

El aluminio se ha convertido en las últimas décadas en un material muy utilizado en estructuras y construcciones, por eso no es de extrañar que sean muchas las empresas que se deciden a apostar por este material. Afortunadamente es uno de los elementos que más podemos encontrar en la naturaleza. Además es metal suave y ligero con el que, mezclado con pequeñas cantidades de otros metales, se obtiene una amplia gama de aleaciones con propiedades específicas para un sinfín de aplicaciones. En este caso vamos a hablar de cómo se aplica a las construcciones.

Podemos decir que el aluminio es la piel que protege a los edificios de los elementos. Es el encargado de proporcionando un alto nivel de confort en su interior. Sus propiedades le convierten en un material perfecto para el mundo de la construcción. De ahí que empresas como Aluminios Francos se hayan convertido en un referente en el sector, ya que  poseen una amplia gama de perfilería y chapa que, al cabo de 40 años de experiencia, han ido ampliando y completando de acuerdo con las necesidades del sector.

El aluminio tiene ligereza, fortaleza, durabilidad, maleabilidad y resistencia a la corrosión El aluminio aporta a los elementos construidos ventajas en la fabricación e infinidad de usos. Encima se trata de unos productos con una larga vida útil y de gran influencia en nuestras vidas, por lo que no habría que escatimar a la hora de mirar cuánto dinero invertimos en una construcción de aluminio. De esta combinación tenemos construcciones que posibilitan entre otros la construcción de amplios acristalamientos y grandes fachadas estructurales.

Si lo que te preocupa es su aspecto visual, no tienes que temer nada. Son muchas las posibilidades estéticas. Puedes usar anodizados, tratamientos mecánicos, lacados color, lacados imitación madera. Todo ello a elegir entre un sinfín de opciones.

Aplicaciones

Las barandillas de alumunio aportan a cualquier edificio un toque de elegancia, pero también de modernidad, eso sí, sin perder lo más importante, que es la seguridad y la calidad. Este material permite añadir diversos elementos accesorios, como paneles o vidrios. Actualmente está muy de moda.

Los cerramientos de aluminio es otra de las aplicaciones más utilizadas.  Es la mejor manera para conseguir un espacio útil aislado y protegido. Y sí, el aluminio, de nuevo, se ha consolidado como el material de referencia para construirlos, por su fiabilidad y su potencia.

Las fachadas ligeras o muros cortina no son tan conocidas, pero tienen mucha utilidad. En este ocasión se trata de una estructura auxiliar que se fija a la propia estructura del edificio con el objetivo de conseguir formas estilizadas. Es muy habitual instalarlas en oficinas o edificios emblemáticos de las grandes ciudades.

Te has parado a pensar la importancia que tiene en un edificio las fachadas. Son  las paredes responsables de mantener una óptima temperatura, el aislamiento acústico adecuado y la estética deseada. Si echas número, un buen aislamiento de una casa permite reducir unos cuantos euros en la factura sin tener que hacer trucos con la compañía. Sus propiedades resistentes y duraderas han conseguido que el aluminio se emplee cada vez más para esta aplicación. Prueba y verás como notas la diferencia.

En tiempo de verano seguro que has visto las famosas pérgolas de aluminio.  Son unas estructuras hechas con materiales  duraderos y resistentes, y que tienen como objetivo recrear un ambiente sombreado con elegancia y estilo. Seguro que te suena de verlas en las terrazas de verano o en bares que deciden instalarse en zonas con jardín.

Reciclable

Y no hay que olvidar que el aluminio es prácticamente un 100% reciclable, su tasa de recuperación en construcción es de un 95%, y su reciclado ahorra el 95% de la energía usada en su producción inicial. Por lo tanto cuando construyas con aluminio tienes que saber que estás haciéndolo con mentalidad reciclable, algo vital en los tiempos que corren.

Y es que el aluminio es un elemento con mucha maleabilidad, ligereza y resistencia, por lo que le convierten en el material idóneo para usos en construcción como ventanas, puertas, marcos, rejas, escaleras o perfiles. Como has visto son solo algunos de los ejemplos de las aplicaciones más usuales, pero hay muchos más.

No hay duda de que las estructuras de aluminio para arquitectura están cada vez más presentes en nuestro día a día, por eso no dudes en apostar por esta metal para tu hogar.