La importancia de un buen embalaje

La importancia de un buen embalaje

Si todo entra por los ojos, está claro que el embalaje juega un papel fundamental en la venta de un producto. Por eso las empresas de embalaje deben saber reinventarse y cambiar su forma de producción amoldándola a los actuales tiempos. Un ejemplo lo tenemos en Bvpack, donde disponen de una amplia gama de productos y maquinaria de  embalaje, que ofrece alternativas eficaces para optimizar tiempos y garantizar que los envíos lleguen a destino en perfectas condiciones. Un servicio de entrega sin esperas, garantiza la recepción del pedido en 24 horas.

No hay duda que el embalaje de los productos que llegarán a los hogares de los consumidores deben cumplir la función de proteger al producto de cualquier daño que pueda sufrir, soportar su manejo e inspirar e informar al consumidor. Está claro que si en una ocasión, el pedido te llega mal embalado, lo marcarás con una X y no volverás a contar con ellos.

Sostenible

El embalaje debe ser siempre sostenible con el objetivo de minimizar el impacto medioambiental, y ajustarse a las necesidades del consumidor. El embalaje al igual que el envase y el empaque, deben responder a unas políticas de etiquetado, unas proveniente de aspectos normativos, y otras por disposiciones propias de la empresa y del canal de distribución. En este sentido, muchas empresas hablan del packaging dinámico que precisamente se adapta a las preferencias del comprador y del producto que ha comprado, a su talla, tamaño y especificidades. Aspectos a tener muy en cuenta.

Solo hay que ver como el e-commerce, el comercio electrónico, que según los últimos datos de la CNMC ha registrado en España un crecimiento del 22% en el 2T de 2016, continúa con su imparable progresión. Por lo tanto, las empresas tienen que amoldarse a los nuevos tiempos. Es curioso, pero para que nos demos cuenta de la importancia de la mensajería, gracias a este aumento, también ha provocado un aumento espectacular en la compra de furgonetas.

Protección

El embalaje tiene como función acondicionar la mercancía para protegerla y conservarla durante los procesos logísticos, resaltando la importancia de su resistencia y facilidad de manipulación. Por tanto, cada producto requiere de un tipo de embalaje distinto de acuerdo a sus propias características físicas, fragilidad y vida útil. El producto debe estar colocado apropiadamente dentro del contenedor para evitar que se mueva o roce otros productos.

En definitiva, saber seleccionar el tipo de embalaje adecuado es fundamental para que este se conserve en excelentes condiciones si esto no ocurre puede traducirse en daños y pérdidas. Algunos de los sistemas que más se demandan son: los embalajes de metal, de papel, de cartón, de madera y de plástico.

Como  has podido comprobar, el embalaje juega un papel fundamental en el desarrollo de cualquier empresa. Hay que cuidar todos los detalles y el recibir un artículo en condiciones lo dice todo.