La cordelería, un aspecto básico para muchas entidades

La cordelería, un aspecto básico para muchas entidades

Resulta fantástico comprobar cómo un elemento tan sencillo y tan simple como una cuerda puede resultar tan importante para el ser humano. Existe un fantástico artículo publicado en eldiario.es el 17 de septiembre de 2015 que habla, a través de una buena nómina de recursos del lenguaje, de la cantidad de utilidades que tienen elementos como las cuerdas, un elemento tan común que sirve prácticamente para cualquier acción, desde bajar el féretro de una persona fallecida hasta su tumba hasta a amarrar un barco para que el agua no lo conduzca hasta alejarlo de la orilla.

La cantidad de empleos en los que es necesario operar con cuerdas es muy grande. Existen muchas personas encargadas de operar con ellas, una tarea que puede no llegar a ser nada fácil sobre todo si esas cuerdas están hechas de materiales que pueden causar problemas en la piel de quienes trabajan con ellas. Sin embargo, también existen cuerdas naturales y sintéticas, realizadas con materiales como algodón, cáñamo o nylon, entre otras cosas. Las posibilidades son grandes como para adaptarse a cualquier empleo.

Para una empresa, saberlo es fundamental. Si bien es cierto que muchas entidades necesitan trabajar con cordelería cada día, no todas necesitan el mismo tipo de cuerda. Y tampoco las preferencias son las mismas. Todo depende de las necesidades y de las preferencias de cada entidad. La oferta es variada y la legislación no prohíbe el uso de unas u otras.

Hacíamos referencia anteriormente a ese artículo de eldiario.es que se refería de manera tan elegante a los usos de las cuerdas. Leyendo esas líneas cualquiera es capaz de percatarse no sólo de la variedad de los trabajos en los que se emplean las cuerdas, sino de la importancia que tienen elementos como estos. Quienes mejor pueden confirmar esta teoría son los profesionales que se encarga de la elaboración, distribución y venta de este tipo de objetos, profesionales, en definitiva, como los de Cuerdas Valero, encargados de la fabricación de cuerdas tanto sintéticas como naturales para un gran abanico de actividades.

Poliéster, nylon, polipropileno, polietileno, rafia, cuerdas elásticas, sedal o cintas de persiana constituyen una oferta bastante completa dentro de la rama de la cordelería sintética. Por otra parte, el cáñamo, el sisal, el algodón o el esparto ponen la calidad entre esas cuerdas hechas de materiales naturales. Independientemente de cuál sea su uso, la calidad está asegurada si se trabaja de manera correcta con este tipo de materiales.  

 La ecología, una posibilidad a tener en cuenta

Vivimos en un momento en el que la protección al medio ambiente juega un papel fundamental en prácticamente todos los sentidos de la vida. En efecto, la Tierra se enfrenta a numerosos desafíos que ponen en peligro su futuro y desde instancias como la ONU o la Unión Europea vienen tomándose medidas desde hace varias décadas para tratar de garantizar un futuro digno para el planeta, alejado de problemas medioambientales y posibles catástrofes que, si bien se producen de manera natural, pueden tener un factor de culpa humana demasiado grande. Precisamente por eso, este tipo de organismos subvenciona una gran cantidad de acciones a aquellas empresas que juegan en favor del medio ambiente.

Esto constituye una posibilidad para muchas empresas. Como se ha encargado de demostrar la página web labioguia.com, viene desarrollándose en los últimos tiempos una acción como la de fabricar cuerdas o hilos utilizando botellas PET recicladas. Teniendo en cuenta que este tipo de acciones son las que organismos como la Unión Europea suelen premiar, parece lógico pensar que todas las empresas que trabajen con cuerdas estén deseosas de trabajar con cuerdas así. El futuro de Cuerdas Valero, esa entidad encargada de proveer de todo tipo de cuerdas a tantos y tantos negocios, pasa por ofrecer productos como los que se citan en la página labioguia.com.

Elementos tan válidos como las cuerdas seguirán ejerciendo una importancia suprema en el futuro. Es cierto que las nuevas tecnologías han pasado factura y que ahora existe otro tipo de máquinas que realizan una espectacular cantidad de trabajos. Pero no es menos cierto que no todo el mundo tiene la posibilidad de acceder, en lo que a economía se refiere, a esa clase de productos. Las cuerdas son eficientes y baratas. Las nuevas tecnologías son eficientes, sí. Pero, ¿son baratas?