Gran rentabilidad en el negocio del taxi

Gran rentabilidad en el negocio del taxi

Obtener beneficios suele ser el objetivo general de cualquier empresario en el ámbito laboral pero, lo normal es que el trabajo (sobre todo el inicial) supere con crecer esos beneficios. En Iqua ni hablamos ni vamos a hablar de negocios milagro, más que nada porque consideramos que no existen, pero sí es verdad que hay unos negocios más rentables que otros y eso es innegable.

Uno de nuestros últimos hallazgos en este sentido es Gestión del Taxi una empresa de gestión integral del taxi que promete gran rentabilidad  (entre un 9 y un 15% del dinero invertido). Se trata de una inversión en taxi en Madrid que se puede realizar desde cualquier provincia española de la siguiente manera:

Usted, como inversor, destina sus ahorros, o parte de ellos, a esta empresa que tiene una amplia flota de taxis en Madrid con los cuales trabaja diariamente. El beneficio que obtiene con esos taxis es el que luego, tras pagar sueldos, talleres, licencias, seguro y demás gastos, obtendría usted en relación al porcentaje económico invertido. Según su web, en un año sus inversores han obtenido los siguientes beneficios limpios:

  • Junio 1.855 euros
  • Julio 1.735 euros
  • Agosto 990 euros
  • Septiembre 2.120 euros
  • Octubre 2.300 euros
  • Noviembre 1.775 euros
  • Diciembre 2.700 euros
  • Enero 1.895 euros
  • Febrero 1.720 euros
  • Marzo 2.145 euros
  • Abril 1.845 euros
  • Mayo 1.930 euros

Obviamente, cualquier inversión conlleva siempre un riesgo, no sólo en casos como este en el que la inversión se realiza en otra empresa sino que a la hora de levantar un negocio o de invertir en tu propia empresa el riesgo está ahí, latente y esperando a explotar en cualquier momento, sobre todo cuando un contratiempo se cruza en tu camino. Es por eso por lo que avanzábamos al principio que no hablamos de negocios milagro, ni de seguridades al 100%. De hecho, el único trabajo seguro ahora mismo es el del funcionario y hay veces en las que tampoco lo tengo muy claro así que, realmente ¿qué hay seguro hoy en día en España con respecto al empleo o a obtener un sueldo mensual relativamente decente? Nada.

Riesgo y rentabilidad

El concepto riesgo-rentabilidad es un binomio, dos palabras que van unidas siempre, lo queramos o no. No existe inversión sin riesgo. Pero algunos productos implican más riesgo que otros.

La única razón para elegir una inversión con riesgo ante una alternativa de ahorro sin riesgo es la posibilidad de obtener de ella una rentabilidad mayor. A iguales condiciones de riesgo, hay que optar por la inversión con mayor rentabilidad y a iguales condiciones de rentabilidad, hay que optar por la inversión con menos riesgo.

Cuanto mayor el riesgo de una inversión, mayor tendrá que ser su rentabilidad potencial para que sea atractiva a los inversores. Cada inversor tiene que decidir el nivel de riesgo que está dispuesto a asumir en busca de rentabilidades mayores.

Cuanto más riesgo se asume, más rentabilidad se debe exigir. Igualmente, cuanta más rentabilidad se pretende obtener, más riesgo hay que asumir.

¡Pero Cuidado! Riesgo y rentabilidad van unidos, sí, pero aceptar un mayor riesgo no es ninguna garantía de obtener mayores rendimientos. Tenedlo en cuenta.