Defiende siempre tus derechos

La definición de despido improcedente sería la de aquel despido en el cual el empresario no demuestra el incumplimiento laboral o cuando el despido no cumple los requisitos formales. Ante este tipo de situación, el empresario tiene la opción de la readmisión del trabajador o pagarle 45 días de salario por año trabajado hasta un máximo de 42 meses. Cuando hay contratos relativos al fomento de la contratación indefinida que se crearon en 1.997, la cantidad a pagar por la empresa es de 33 días por año trabajado.

Si estás en este caso, debes acudir a un abogado de confianza que defienda tus derechos.  En mi caso particular vi un anuncio de Durán y Durán abogados y me convencí de la necesidad de llamarles. Un bufete de reconocido prestigio y además con abogados especializados en estos casos, por las que puedes tener la seguridad de que estás asesorado por los mejores.

La verdad es que, sin un asesoramiento de nivel, lo tienes complicado. En mi caso personal, nunca he entendido demasiado de leyes ni su verborrea que parece hecha para que la mayoría de los mortales no entendamos nada de lo que dicen.

Lo que si sabía es que mi jefe me había despedido sin ningún tipo de motivo y quería defender mis legítimos derechos. En Duran y Durán abogados me escucharon atentamente desde el primer momento y se esforzaron claramente porque todos los términos quedaran claros.

No he tenido demasiadas experiencias con abogados, pero desde luego que en esta ocasión sí que me he enterado de todo y vi que realmente tenían intención de dejarme las cosas bien masticaditas. Era bastante complicado para mi esta situación, pues haber estado trabajando 15 años en un trabajo para luego salir así no es plato de buen gusto para nadie.

La defensa de tus derechos no es negociable

Al final, después de una lucha judicial bastante compleja, pude tener un fallo favorable a mi causa. Desde luego que el tema económico era fundamental, pero el espiritual, el saber que la ley te daba la razón, es realmente lo que ha compensado todo este sufrimiento.

Supongo que este tipo de cosas le pasan a muchas personas, pero cuando te toca, es complicado de asimilar. En mi caso, la empresa cambió de manos y parece que no querían a los veteranos menos maleables en la misma y cualquier excusa les sirvió. Yo no he querido volver lógicamente, pero se les ha visto la vergüenza y mediáticamente mi caso les hizo mucho daño, en mi zona geográfica, algo de lo que me alegro profundamente.

Realmente es doloroso que en las relaciones laborales se produzcan este tipo de cosas, pero la ley debe ser respetada y en caso de que os ocurra algo parecido, hay que denunciar los atropellos en materia laboral, no solo te ayudas a ti, también lo haces con toda la comunidad.

Espero que mi modesta experiencia valga para que, de alguna forma, muchos de los que estáis pasando por una situación así veáis una pequeña luz al final del túnel.

Related News

Comments are closed

© 2009. iQuaMagazine. info@iqua.net
Nosotros
En iQuaMagazine analizamos y estudiamos empresas con presencia en Internet con la intención de transmitir nuestra opinión, valoración y recomendación de aquellas que consideremos más competentes o que ofrecen un mejor servicio o producto. mas información
¿Quieres suscribirte a nuestra revista digital?