Baja laboral: ¿Quién la paga?

Cuando hay una baja por enfermedad o accidente se dice que el trabajador se encuentra en Incapacidad Temporal, situación que le impide trabajar. Seguro que alguno de vosotros os ha pasado en alguna ocasión. Es en ese momento cuando comienzan todas las dudas. ¿Quién lo paga? ¿Me lo quitarán de la nómina? Vamos a intentar despejar todas esas dudas.

Lo que está claro es que durante este tiempo, el empleador, es decir la empresa, tiene la obligación de pagar al trabajador el subsidio, de practicar la retención a cuenta del IRPF, realizar la cotización a la Seguridad Social y reservar el puesto de trabajo. Por lo tanto hay que estar muy atento a estas situaciones.

Ahora bien, dependiendo de la situación, hay varios aspectos que pueden cambiar.

En primer lugar tenemos la Incapacidad Temporal. Es la situación que impide trabajar por un tiempo, como consecuencia de una enfermedad común, accidente no laboral, enfermedad profesional o accidente laboral. Si la causa es por enfermedad común o accidente no laboral se habla de contingencias comunes y si la causa es por enfermedad profesional o accidente laboral se dice que la causa es por contingencias profesionales.  Cada situación se trata de forma distinta.

En la primera, para tener derecho al subsidio, el trabajador debe estar afiliado y en alta, o en situación asimilada al alta y acreditar un periodo mínimo de cotización cubierto de 180 días cotizados, dentro de los 5 años anteriores al momento de la baja.

Por su parte, para tener subsidio en la Enfermedad profesional o accidente laboral no se requiere un período mínimo de cotización (lo que sí ocurre en la enfermedad común o accidente no laboral). La cuantía del subsidio diario es el resultado de aplicar el 75% a la base reguladora diaria desde el día siguiente al accidente. Este subsidio corre a cargo de la entidad gestora, mutua o empresa colaboradora. El día del accidente, se considera trabajado, por lo que la empresa lo abona íntegramente.

Otra duda muy generalizada es si la baja se produce en el periodo de disfrute de vacaciones, pues éstas se interrumpen. Así lo determina la Jurisprudencia en numerosas sentencias. Una vez finalizada la baja por Incapacidad Temporal, las vacaciones se reanudan. Ahora bien, hay que saber que la duración máxima de una incapacidad temporal es de 365 días. Sin embargo mediante prórroga se pueden ampliar otros 180 días, es decir un periodo máximo de 545 días.

Invalidez total

Si el tiempo se alarga será el momento de solicitar una invalidez total. En ese caso, lejos de consejos, lo mejor es ponerse en manos de profesionales. Empresas como la de Miguel Durán, que son expertos en tratar temas de invalidez total, y seguro que te pueden asesorar mejor. Como os decía, hay que tener claro qué tipo de incapacidad laboral se dictamina para la posible no continuación del trabajo en tu profesión habitual.

Ellos te van a asesorar en preguntas tan comunes como si ¿es compatible la pensión por invalidez permanente con el cobro de un salario? O ¿qué pensión de jubilación me queda si he cobrado una pensión de invalidez a la vez que he desarrollado mi profesión para la empresa?. Espero que te sirva de ayuda porque según están las cosas con las pensiones, siempre dicen que podrían acabarse, no se puede jugar con fuego.

Related News

Comments are closed

© 2009. iQuaMagazine. info@iqua.net
Nosotros
En iQuaMagazine analizamos y estudiamos empresas con presencia en Internet con la intención de transmitir nuestra opinión, valoración y recomendación de aquellas que consideremos más competentes o que ofrecen un mejor servicio o producto. mas información
¿Quieres suscribirte a nuestra revista digital?